Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Bildu continúa sin dar el paso

La coalición renuncia al gesto con las víctimas de ETA que hubiera supuesto su presencia en el concierto por la paz de Bilbao - Urizar asiste a título individual

Bildu dejó pasar ayer una nueva oportunidad de acercarse a las víctimas del terrorismo y a los partidos que condenan la violencia al renunciar a su presencia institucional en el concierto Música por la paz, que se celebró ayer en Bilbao. Presidido por el lehendakari, Patxi López, el acto estaba organizado en el Palacio Euskalduna por el Gobierno vasco, en el marco de las actividades programadas con ocasión del Año Internacional de las Culturas de la Paz y la Libertad, que se va a celebrar en 2012 con motivo, entre otras conmemoraciones, del 75º aniversario del bombardeo de Gernika.

La coalición hizo oídos sordos a las peticiones de un acercamiento a los damnificados por el terrorismo que en los últimos días se han multiplicado, procedentes de distintos partidos. El portavoz de los socialistas vascos, José Antonio Pastor, aprovechó ayer la ausencia para presionar de nuevo a los soberanistas, a quienes reclamó gestos de reconocimiento a las víctimas, como, a su juicio, hubiera supuesto la representación institucional de Bildu en el concierto. "Tienen que dar el último paso que les falta para obtener el label de calidad democrática, que es hacer un reconocimiento del dolor causado y exigirle a ETA que desaparezca", advirtió, durante una entrevista en Radio Popular.

Pastor recuerda que a la coalición aún "le falta el 'label' democrático"

Pastor criticó la ausencia en el evento del diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano, como máximo responsable institucional de Bildu. Sí que asistió al concierto el secretario general de EA, Pello Urizar, aunque a título individual y no como representante institucional de la coalición soberanista. "Hasta ahora, los gestos que hemos visto han ido en sentido contrario, al poner muy en valor el papel de los presos de ETA y negarse a participar en actos públicos de reconocimiento a las víctimas", censuró el portavoz del PSE.

Junto a López, al acto del Palacio Euskalduna asistieron destacados dirigentes socialistas como el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui; el consejero de Interior, Rodolfo Ares; la de Cultura, Blanca Urgell; o la de Educación, Isabel Celaá. También el presidente del PP en Euskadi, Antonio Basagoiti, y representantes del PNV como el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao. El poder legislativo estuvo representado por la vicepresidenta del Parlamento, Blanca Roncal, y el judicial por el máximo responsable del Tribunal Superior, Juan Luis Ibarra, junto a otros cargos sociales.

Interpretado por la Orquesta Sinfónica de Euskadi y la Coral de Bilbao, bajo la dirección de Inma Shara, el concierto comenzó a las ocho de la tarde y, con las gradas del principal auditorio del Palacio Euskalduna repletas, se prolongó durante hora y media y fue despedido con numerosos aplausos.

Libertad y memoria, requisitos

El concierto de ayer reunió en el Palacio Euskalduna a destacadas personalidades. La actuación musical se presentaba como plato fuerte del acto, pero a la misma precedió la lectura de un texto que, a modo de preámbulo, aportó el peso político y la justificación al evento. En el mismo se reivindicaron la libertad y la memoria como claves para conseguir la paz. "Saber relatar lo sucedido es el único modo de enraizar la paz. Cada reconocimiento a las víctimas, cada asunción de responsabilidad, será una raíz de paz que se adentrará para quedarse", reflejó el pasaje, con el que se quiso escenificar el tiempo de "esperanza" en Euskadi.

La música tomó el relevo con Inma Shara como gran protagonista. La directora de orquesta alavesa, destacada voz pública contra la violencia terrorista, vio cumplida su pretensión de poder encabezar un concierto por la paz en Euskadi. Lució para la ocasión un modelo exclusivo de la diseñadora Mercedes De Miguel, quien la vestirá de alta costura durante lo que resta de año y 2012.

Junto a Shara, el protagonismo recayó en la Orquesta Sinfónica de Euskadi y la Sociedad Coral de Bilbao, dirigida por Julio Gergely. En el concierto, además, tomaron parte la soprano Marta Ubieta, la mezzosoprano Maite Maruri, el tenor Andeka Gorrotxategi y el bajo Damián Del Castillo. Al Preludio Sinfónico de Puccini le sucedieron las Diez Melodías Vascas de Guridi y la Misa de Coronación de Mozart.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011

Más información