Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Coruña renuncia a los coches oficiales para ahorrar dos millones

Negreira solo mantendrá uno de los 10 vehículos con que cuenta el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de A Coruña se quedará con un solo coche oficial, de los 10 actuales, lo que le permitirá ahorrar dos millones de euros en el actual mandato, según informó ayer Julio Flores, portavoz del gobierno local (PP). El único coche "de cortesía" que seguirá activo estará a disposición de toda la corporación municipal para desplazamientos oficiales fuera de la ciudad y para ser usado en las visitas institucionales.

El anterior gobierno bipartito (PSOE-BNG) disponía de ocho automóviles, más otros dos para el servicio de escoltas, lo que formaba un parque equivalente a la suma de los vehículos oficiales de los Ayuntamientos de Ferrol, Lugo, Ourense y Pontevedra, según contrastó el portavoz municipal coruñés. Los dos últimos vehículos fueron comprados por el bipartito en 2008 por un importe de 140.000 euros. Flores recordó que Carlos Negreira, el actual alcalde, "nunca" utilizó el coche oficial durante su etapa de jefe de la oposición, aunque podía hacerlo, y tampoco lo ha utilizado en los meses que lleva al frente del gobierno municipal.

La medida, adoptada dentro del plan de austeridad comprometido por Negreira (PP), convierte a la ciudad en la primera de las gallegas sin coches oficiales para los miembros de su corporación municipal y permitirá elevar a 11 millones de euros el importe del ahorro previsto con dicho plan de austeridad.

Flores consideró la aplicación de la medida como totalmente factible en un municipio de 37 kilómetros cuadrados. El alcalde y los ediles recurrirán preferentemente a los taxis para sus desplazamientos por la ciudad. "El despliegue de coches oficiales que había era claramente desproporcionado", afirmó el portavoz del gobierno local, que cifró el gasto de la flota oficial en unos 500.000 euros anuales aproximadamente, entre gastos de personal y mantenimiento.

El gobierno que encabeza Carlos Negreira consideró ese gasto "un despilfarro absolutamente innecesario" y confía en que los demás grupos municipales compartan ese criterio. El asunto será llevado al pleno municipal del próximo lunes en una moción que espera se pueda aprobar por unanimidad ya que "hay que apretarse el cinturón", dijo el concejal, recordando que "el gobierno anterior dejó una deuda que asciende a 130 millones de euros".

Desde el grupo socialista se recomendó ayer mismo al alcalde que realice un estudio económico para comprobar "si resulta más económico para las arcas municipales pagar el taxi por cada desplazamiento del nuevo alcalde y sus concejales por la ciudad y fuera de ella o utilizar los vehículos oficiales con los que ya cuenta el Ayuntamiento". Los socialistas tildan de "sorprendente" que se decida "no utilizar vehículos que ya están adquiridos y que tienen unos gastos, así como mantener una plantilla de trabajadores, que seguirán percibiendo su salario", subraya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011