Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Ángeles Crespo y Gerardo Camps, los senadores más 'ricos'

Los senadores del PP María Ángeles Crespo y Gerardo Camps son los más ricos entre los representantes valencianos en la Cámara Alta, según las declaraciones de bienes que se hicieron públicas ayer. Así, Crespo, que también es alcaldesa de Carlet, declara "rendimientos del trabajo y asistencia a órganos colegiados", dice poseer seis viviendas, ocho solares, tres garajes, seis fincas rústicas y una nave industrial, además de depósitos en cuentas corrientes cercanos al millón de euros y otros bienes o rentas procedentes de bonos y acciones. La senadora del PP no está pagando préstamo alguno. Por su parte, el exconsejero de Economía de la Generalitat, elegido senador autonómico hace apenas unos meses y que mantiene también su escaño de diputado en las Cortes Valencianas, declara una vivienda propia, ocho pisos y nueve locales al 50% de la propiedad, fruto de una donación familiar, además de 26.554 euros en cuentas bancarias y 67.000 euros en fondos de inversión. Gerardo Camps debe 106.983 euros en préstamos.

Por lo que se refiere a bienes patrimoniales declarados, la socialista Carmen Alborch sería la tercera, ya que declara tres viviendas, un estudio y unos trasteros en propiedad y seis pisos y una finca rústica en copropiedad "por herencia paterna". Alborch debe unos 180.000 euros en préstamos hipotecarios.

El único senador que no declara propiedad inmobiliaria alguna es el popular Alfonso Ferrada, que sin embargo asegura ser accionista de seis empresas, en dos de la cuales posee la mayoría del capital. Del único senador valenciano que no hay datos es de Julio de España, cuya declaración de bienes y rentas no está colgada en la página web de la Cámara Alta.

Por lo que se refiere a las deudas, los dos senadores valencianos más endeudados son también del PP. Agustín Almodóvar y Manuel Altava, aunque declaran poseer dos viviendas en el primer caso y cinco viviendas y tres fincas rústicas en el segundo, están pagando préstamos por cantidades cercanas al medio millón de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011