Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soledad Becerril abandona la política

La exalcaldesa de Sevilla no repetirá como cabeza de lista del PP al Congreso

Una histórica de la política andaluza abandona la primera fila después de 34 años. Soledad Becerril (Madrid, 1944), diputada en el Congreso desde la primera legislatura, redactora del Estatuto de Autonomía andaluz, exalcaldesa de Sevilla y primera mujer nombrada ministra desde la instauración de la democracia en España, comunicó ayer al Partido Popular su intención de no repetir como cabeza de lista por Sevilla en las elecciones generales del 20 de noviembre.

"Conviene renovar las energías, que ya son muchos los años dedicados a tareas legislativas y municipales, y esta etapa toca a su fin", declaró Becerril ante la Junta Directiva Provincial de su partido. La dirigente popular, que inició su andadura política en la extinta Unión de Centro Democrático (UCD), hizo un repaso de su trayectoria.

Becerril, profesora de la Universidad de Sevilla, se inició en la política antes de la muerte del dictador Franco a través de la revista La Ilustración Regional, fundada por ella en 1974. De tendencia demócrata-liberal, fue elegida diputada al Congreso por UCD en las primeras elecciones legislativas de 1977 y nombrada ministra de Cultura por el fallecido presidente Leopoldo Calvo-Sotelo en diciembre de 1981. Tras la victoria del PSOE en las elecciones de 1982, Becerril salió del gobierno y participó en la integración del ala liberal de la UCD en la coalición popular que propugnaba el entonces presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga.

Tras un breve paso de dos años por la oposición en el Ayuntamiento de Sevilla, Becerril volvió a ser elegida diputada por Sevilla en las legislaturas de 1989, 1993 y 1996. Este último periodo coincidió con su mandato como alcaldesa de Sevilla, entre 1995 y 1999.

Precisamente, ayer, en el anuncio de su despedida, Becerril evocó el asesinato en enero de 1998 del concejal Alberto Jiménez Becerril y de su esposa, Ascensión García, a manos de ETA. Antes de perpetrar este crimen, los terroristas ya habían intentado acabar con la vida de la alcaldesa mediante un coche bomba cuyo mecanismo no llegó a funcionar al paso de la regidora.

En las elecciones municipales de 1999, Becerril no logró la mayoría absoluta, lo que propició un pacto entre PSOE y PA para aupar a la alcaldía a Alfredo Sánchez Monteseirín. Tras este chasco, volvió a la escena nacional. Entre 2000 y 2004, con la mayoría absoluta del PP, ocupó la vicepresidencia tercera del Congreso y en 2004 pasó al Senado. Su último periodo en la política activa la ha llevado de vuelta a la Carrera de San Jerónimo.

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, alabó la "inmensa vocación de servicio" de Becerril. "En los tiempos que corren no estamos sobrados de personas con tanta experiencia, criterio y sentido común", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 2011