Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:'IN MEMORIAM'

Juan Vernet, maestro arabista

Entre las características cientícas y humanas de mi maestro Juan Vernet, fallecido el 23 de julio, destaca su insaciable curiosidad por casi todos los aspectos del conocimiento. Su obra abarca desde las primeras traducciones directas al castellano del Corán y Las Mil y Una Noches, hasta una monografía sobre Copérnico, una Historia de la Ciencia Españolay un capítulo de la Historia de España Menéndez Pidal.

Vernet (Barcelona, 1923) puso de relieve que la ciencia andalusí del siglo VIII y principios del IX se basaba en fuentes latinas, algo revolucionario para los historiadores del mundo árabe. Su interés por Alfonso X le llevó a descubrir un tratado sobre mecánica recreativa (relojes, máquinas de guerra y juguetes mecánicos) debido a un tal Ibn Jálaf al-Muradi (Toledo, s. XI). El manuscrito había sido copiado en Toledo durante el reinado de Alfonso X y llevaba una nota de puño y letra de Rabbí Ishaq ben Sid, el principal colaborador científico del monarca. Formuló la teoría de que las técnicas de navegación astronómica, con las que se podía navegar sin necesidad de seguir la costa, fueron conocidas a partir del siglo III de nuestra era y se transmitieron en secreto, dada su importancia comercial.

Su obra maestra en este campo se tituló, en su primera edición (1978), La cultura hispanoárabe en Oriente y Occidente, título que se cambió, en la reimpresión (2006), por Lo que Europa debe al Islam de España. No se trata de un inventario de las traducciones realizadas en la Península Ibérica en los siglos XII-XIII, sino de una historia de los conocimientos transmitidos, siglo por siglo, a través de España. Con él se pone de relieve el papel esencial de puente cultural, entre el mundo árabe y el latino, ejercido por la Península Ibérica en la Edad Media.

Con Vernet desaparece un gran maestro y una gran persona que siempre fue fiel a sus maestros, a sus discípulos y a los discípulos de sus discípulos. Como Antonio Machado, era "en el buen sentido de la palabra, bueno".

Julio Samsó es catedrático de Estudios árabes e islámicos en la Universidad de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de agosto de 2011