Ocho kilómetros y 48 horas negras

Dos accidentes con cinco muertos en la N-IV alarman al pueblo de Los Palacios

Es una recta de ocho eternos kilómetros en los que la atención se relaja. A ambos lados de la carretera se alternan campos de girasoles y maizales, con una acequia que acompaña la vía, y dos hileras de eucaliptos que a menudo conforman el fatal parachoques de los conductores despistados. Tras unos minutos de monotonía, la atención se relaja en una vía con un carril en cada sentido y un tráfico diario de 40.000 vehículos. A mediodía, la circulación es constante, con numerosos camiones, y el peligro latente. La prolongada recta produce una traicionera sensación de seguridad que la pasada semana ha tenido un coste demasiado alto.

La casualidad ha querido que en solo 48 horas cinco personas murieran la semana pasada en la carretera nacional N-IV a su paso por Los Palacios (Sevilla). Además, siete heridos y cuatro coches se han visto implicados en estos dos aparatosos accidentes. El trágico destino ha sembrado de dudas y temor a los ciudadanos de la zona, que contemplan con inquietud un goteo de víctimas que ya se ha cobrado 83 vidas durante la última década. Y sin embargo, las causas de los accidentes están ligadas a una falta de atención o exceso de velocidad en la conducción, porque la vía posee buena visibilidad y está bien señalizada.

Los siniestros se han producido en una larga recta en la que merma la atención
El desdoble de la carretera está paralizado desde el 30 de mayo

Más información

La vía transcurre en paralelo a la autovía de pago entre Sevilla y Cádiz, mucho más rápida y segura. Los vecinos de la zona y multitud de usuarios piden la liberalización de la autovía o el desdoblamiento de la vía en una autovía sin peaje. Pero la grave crisis hace que todos esos planes sean una realidad a muy largo plazo.

Si el último domingo de julio tres miembros de una familia fallecieron tras sufrir un choque frontal, dos días más tarde dos jóvenes de 25 años, que se dirigían en un todoterreno en dirección a Cádiz, se salieron de la vía y se empotraron contra los árboles cerca de la pedanía de Maribáñez. Las sórdidas imágenes de los coches volcados y destrozados dejaron un poso de desolación que ha obligado a buscar respuestas para un desdoblamiento de la carretera previsto y, posteriormente, retrasado sine die. Aunque en un principio el Ministerio de Fomento aclaró que no estaba contemplado el desdoblamiento de la vía, días después el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, se comprometió desde Cádiz a buscar mejoras tras los dos últimos accidentes consecutivos.

Fomento subraya que la alarma generada esta semana no se reproduce el resto del año y que la frecuencia de los accidentes está distorsionada: "Son dos puntos que no son negros ni tramos de concentración de accidentes, a pesar de que haya habido esos dos accidentes tan graves", destaca un portavoz del ministerio. "A pesar del impacto, desde septiembre del año pasado aquí no ha habido un accidente mortal", añade.

Los dos puntos donde se produjeron los accidentes están separados por solo ocho kilómetros, pero pertenecen a diferentes tramos. Mientras que el primero corresponde al tramo Dos Hermanas-Los Palacios, que está afectado por un desdoblamiento cuyo proyecto de obra está pendiente de licitar; el otro está en Los Palacios-Jerez, un desdoblamiento aún en fase de estudio informativo y pendiente de dos recursos de dos Ayuntamientos (El Cuervo y Utrera). De este modo, el primero está mucho más cerca de ser una realidad, que el segundo, al que aún le resta un largo camino por recorrer.

Mientras, el alcalde de Los Palacios, Juan Manuel Valle (IU), busca que Fomento no cancele sus planes respecto a las nuevas carreteras por la falta de presupuesto: "El ministerio ha dado dos versiones. Primero, no había desdoble y luego, se va a acelerar. Se publicó el itinerario del desdoble pero el 30 de mayo quedó paralizado. Ahora dicen que buscarán dinero, pero si no viene con plazos lo tomamos con desconfianza. Solo queremos que los accidentes disminuyan", explica el regidor.

Apenas 30 metros después de la corona de flores que señala el punto del último accidente donde fallecieron los dos jóvenes, hay un indicativo que reduce la velocidad a 70 kilómetros por hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de agosto de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50