Reportaje:

Deuda a largo plazo, ¿en inglés?

La Sindicatura de Comptes y la Acadèmia Valenciana de la Llengua presentan un vocabulario económico en inglés, valenciano, castellano

¿Cómo se traduce al inglés la "deuda a largo plazo" de 3.450 millones de la Generalitat Valenciana? El vocablo aceptado en los mercados financieros es long-term debt. Y, cuando es tan elevada, el rating es bajo. Es decir, que la "calificación" de la Comunidad Valenciana es la peor de las regiones españolas, para Standard & Poor's (S&P), Moody's y Fitch Ratings, las tres grandes agencias a nivel mundial.

La economía, y en consecuencia la nomenclatura económica, atraviesan la vida social y política de arriba abajo, y de derecha a izquierda. Por esta razón, la Sindicatura de Comptes, el órgano de fiscalización externo de las finanzas de la Generalitat, pidió en 2007 la colaboración de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) para elaborar un Vocabulari d'Economia, que fuera no sólo un instrumento para especialistas, sino un corpus de 9.000 vocablos de uso casi cotidiano en sus informes.

El diccionario incluye vocablos locales típicos y neologismos
El Síndic aboga por el consenso de 'Les Normes de Castelló'

Eso significó incorporar expresiones tan valencianas como "a estall", que en castellano significa a "destajo" y en inglés piecework. O "a l'engròs", un localismo que se traduce como "al por mayor" o wholesale.

El trabajo fue aprobado por "unanimidad" por la AVL y encargado a la Unitat de Recursos Tècnics i Llingüístics de la Acadèmia, explicó ayer la presidenta Ascensión Figueres en la presentación. El resultado es una obra que recupera expresiones locales típicas en las transacciones valencianas y la incorporación de un sinfín de neologismos procedentes del inglés, que es la lengua franca de los negocios.

"El diccionario ha dado respuesta a una necesidad y ha venido a cubrir un hueco en ese sentido", consintió Figueres, en la Bolsa de Valencia, ante representantes del mundo económico, sindical y universitario.

Los académicos han optado por incluir tanto los "extranjerismos no adaptados" como broker, holding, merchandising o just in time, como los "adaptados", del tipo renting o cluster, según explicó el coordinador del trabajo y académico Josep Lluís Domènech.

El Síndic de Comptes, Rafel Vicent Queralt, que asumió su desconocimiento del idioma inglés, agradeció la aportación con ironía: "En mi dilatada vida como administrativo, nunca me hubiera planteado tener que hablar de un vocabulario". Y lo hizo, pero con números.

Queralt recordó varios precedentes al respecto. La publicación de 1487 Les regles d'esquivar vocablos o mots grosses, que lo calificó como el primer vocabulario parcial de la lengua valenciana. Y la fundación en 1920 de la Societat Castellonenca de Cultura. Una asociación que fue el embrión de les Normes de Castelló, que con tanto "consenso" se publicaron en 1932, recordó. En homenaje a su 75º en 2007, el Síndic encargó a la Acadèmia el nuevo vocabulario trilingüe para ayudar en el trabajo de "la primera institución aprobada tras la constitución de la Generalitat y las Cortes": la Sindicatura de Comptes, que administraciones del PP, como en Castilla-La Mancha, pretenden suprimir.

El Síndic Rafael Vicent Queralt, la presidenta de la AVL Ascensión Figueres y el académico Josep Domènech.
El Síndic Rafael Vicent Queralt, la presidenta de la AVL Ascensión Figueres y el académico Josep Domènech.MÒNICA TORRES

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS