Entrevista:ÁNGEL ASENSIO | Director del Teatro Barakaldo

"El público debe subir el listón de su consumo cultural"

Ángel Asensio llegó a la dirección del Teatro Barakaldo en junio de 2010, después de una turbulenta etapa que acabó con la condena al Ayuntamiento a indemnizar con 170.000 euros al anterior director por un despido improcedente.

Pregunta. ¿Qué balance hace de este año?

Respuesta. El objetivo inicial fue normalizar la situación. Veníamos de una situación problemática y de desafección social y con una plantilla profesional preocupada porque, antes o después, sus plazas serán ocupadas con carácter permanente. La plantilla tendrá que pasar por una convocatoria, normal, como cualquier otra, que provoca inquietud. Pero estamos funcionando con normalidad absoluta.

P. ¿La programación tiene un carácter propio?

"El consumo mayoritario del ocio y tiempo libre es fiestero y popular"

R. El teatro tiene unos frentes indiscutibles: la zarzuela, el flamenco, la programación teatral, y la oferta escolar, que no aparece en los medios pero aporta entre 12.000 y 15.000 espectadores al año. Y también el cine, que tiene una oferta de valor, de calidad. Hay dos campos que queremos potenciar: el terreno musical y la danza contemporánea. El teatro tuvo en sus inicios música muy interesante, pero los precios de contratación se dispararon y hubo que retirarse, aunque no del todo. Hoy, la oferta en el área metropolitana es de tal dimensión que hemos tenido que replantear el posicionamiento: ahora vamos a una oferta diferente de la del Rock Star, el Euskalduna, el Arriaga o el Antzokia. Con la danza contemporánea la respuesta del público es escasa. Es un lenguaje al que no está habituado; la gran compañía de ballet contemporáneo puede funcionar, pero no otros espectáculos pequeños, más arriesgados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. ¿Cuál es su hueco en el mapa de salas de teatro y música del entorno?

R. Tenemos que reposicionarnos. En el terreno musical tenemos un nicho en la música folk y, pop, no rock, líneas de fusión, pero que no compiten con otros espacios comerciales. Concha Buika fue un éxito y en otoño vendrá Angelo Branduardi. Tenemos que ocuparnos de lo que queda más descubierto, sin entrar a competir con otros espacios. Y las artes escénicas vascas de pequeño y mediano formato, tienen que tener acomodo en Barakaldo.

P. ¿Y la colaboración con otros teatros?

R. La pregunta ¿cuál es la posición de cada uno? nos la tenemos que hacer todos. La respuesta debe ser articulada: concertar las giras, no invadir los espacios de otros, buscar los huecos, no repetir. En la coyuntura actual es imprescindible. Las encuestas nos dicen que el ocio de mucha gente no pasa por las artes escénicas.

P. ¿Qué se puede hacer para cambiarlo?

R. Yo creo que son los públicos los que tendrán que preguntarse qué consumo hacen de las artes escénicas. Nosotros pensamos que no haremos bien nuestro trabajo, que no lo venderemos bien. Para nada. El tema es cómo la ciudadanía, los usuarios, fieles y potenciales, convierten las artes escenicas en un elemento de su ocio y formación. La oferta es buena, no es un problema de calidad. Si el Centro Dramático Nacional no llena es problema del que no viene, no de la compañía. Mi experiencia me dice que se debe superar la parte fiestera que nos acompaña. El consumo mayoritario del ocio y tiempo libre es fiestero y popular. Hay que dar un salto después de 30 años de oferta de ese tipo masiva y de 15 años de crecimiento de las artes escénicas. Toca preguntarnos por el nivel de exigencia. Los usuarios, el público, debe subir el listón de su consumo cultural, debe ser más exigente. En el 2011, los públicos deben preparar su agenda y su bolsillo para las artes escénicas.

Ángel Asensio, en el exterior del Teatro Barakaldo.
Ángel Asensio, en el exterior del Teatro Barakaldo.FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS