Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos años de cárcel para un monitor que abusó de un menor

El acusado le sometió a tocamientos durante un campamento de verano

Un monitor contratado por la asociación club deportivo Canillas, Diego R. M., de 45 años, ha sido condenado por el Juzgado número 1 de lo Penal de Lugo a dos años de cárcel y al pago de una indemnización de 3.000 euros por haber abusado sexualmente de un chico de 12 años. La sentencia, contra la que cabe recurso, reconoce probado que el responsable deportivo se coló en la habitación de los menores y que aprovechó que uno de ellos dormía para somerterlo a tocamientos. También le impone la obligación de estar a 300 metros de distancia de su víctima, con el que no podrá comunicarse, ni con su familia, durante cinco años.

Los hechos ocurrieron durante el campamento que organizó el club en julio de 2007 en la localidad de Cervo, en Lugo. Según recoge la sentencia, el monitor solía pernoctar en una habitación destinada al personal. Una noche en que no podía dormir por los ronquidos de otros compañeros, según figura en la sentencia, decidió trasladarse al dormitorio de los menores, en la que dormían 17 chicos. Aprovechando que uno de los menores estaba dormido en su litera, el acusado, "con ánimo libidinoso, le sometió a tocamientos lascivos (...), momento en el que el niño se despertó y el acusado se alejó hacia su cama", recoge el fallo.

La juez, Ana Rosa Pérez Quintana, ha basado su sentencia en el testimonio de la víctima que reconoció al monitor sin ningún género de duda. El menor también afirmó durante la vista oral que el entrenador les grababa con una cámara de vídeo durante los entrenamientos y les llamaba "muñequitas".

El fiscal pidió la condena de dos años y seis meses de prisión, pero la juez la reduce a dos años. Al ser el primer delito, Diego R. M. no tendrá que ingresar en prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2011