Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La artista Carme Nogueira investiga en Berlín el nuevo "centro" de la ciudad

Su obra está presente en la exposición colectiva Jugando a tres bandas

La caída del muro de Berlín, en 1989, no solo redefinió la estructura administrativa y política de la ciudad, sino que también modificó las rutinas urbanas de sus habitantes. Para una artista como Carme Nogueira (Vigo, 1970), cuya obra frecuentemente evidencia interés en la interacción de lo social y lo individual en el espacio público, la transformación de la capital alemana es una fuente de inspiración.

El verano pasado, la creadora gallega trazó un proyecto de investigación sobre el "desplazamiento" del centro de la urbe durante una residencia en el espacio cultural berlinés Program, especializado en las relaciones de la arquitectura con otras disciplinas artísticas, y ahora ha llegado el momento de ponerlo en práctica.

"Hablo del espacio y en él busco una respuesta", explica la viguesa

De modo que Carme Nogueira pasará los próximos dos meses domiciliada en el Berlín Oeste para indagar en los modos de relación con el antiguo sector oriental, para lo que aplicará su praxis habitual de realizar intervenciones en el medio que investiga. "Hablo del espacio y en el espacio busco también una respuesta", explica por teléfono, en el umbral de este proceso.

Con audiovisuales y fotografías, la artista prevé documentar diversas acciones, algunas llevadas a cabo valiéndose de unas escaleras, "al modo de los peldaños-miradores que se adosaban al muro para hacer funciones de control y también de comunicación", explica.

"Parto de una teoría de base que cree que las divisiones dentro de la ciudad siguen existiendo, en cierto modo", revela. La viguesa prevé completar este capítulo con la organización de un seminario acerca de las fronteras interiores junto con la geógrafa María Lois, con la que acostumbra colaborar, que tendrá lugar en la Universidad de Berlín.

Nogueira atraviesa un buen momento, con reconocimientos, "a trabajos realizados desde la periferia física y metodológica". A la reciente adquisición de su obra Rotterdamweg -de 2009, una edición de 10 pósters fruto de su estadía en Rotterdam, donde relacionó enclaves urbanos con recuerdos e historias de transeúntes- por el Museo Reina Sofía en la última edición de Arco, suma su presencia en la primera edición del proyecto Jugando a tres bandas, inaugurado el pasado fin de semana en Madrid.

Bajo la coordinación general de Virginia Torrente, el evento concita experiencias de medio centenar de artistas de España, Portugal, América del Sur, Reino Unido, Italia y Japón, a través de la mirada crítica de 16 comisarios y en exposición en 14 galerías madrileñas. Según la artista gallega, esta propuesta colectiva apuesta por "actualizar el modelo de galería de arte y su papel mediador en estos tiempos de crisis, en los que cuesta tanto sacar adelante los trabajos".

El arousano Pablo Pérez Sanmartín, en La Fresh Gallery, y Nogueira son los únicos gallegos posicionados en el ciclo, que pretende consolidarse en el calendario de arte contemporáneo madrileño.

El comisario Manuel Segade se responsabiliza de El momento es ahora, una selección ubicada en la galería Moriarty, hasta el próximo 7 de mayo, para la que ha contado con trabajos de Itziar Okáriz (San Sebastián, 1965), Azucena Vieites (San Sebastián, 1967) y la serie Porteños de Nogueira, creada en Valparaíso, Chile, alrededor de sus dependencias portuarias. En las cuatro piezas audiovisuales que integran esta presentación, Nogueira ejerce de traductora de su propia realidad al acercar a Vigo, su lugar de origen, a la reflexión sobre el crecimiento de la ciudad chilena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de abril de 2011