Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hogares con todos sus miembros sin trabajo se triplican desde 2007

Bajan los receptores de la prestación contributiva y suben las ayudas asistenciales

Mientras el Consell saca pecho sobre la mejor evolución del paro en el contexto de España y defiende que la salida de la crisis es ya una realidad, la cifra de hogares valencianos con todos sus activos en paro no deja de crecer. El año pasado acabó con 165.500 hogares con todos sus activos parados, lo que supone triplicar ampliamente la cifra que se registró a finales de 2007 (51.100), según los datos elaborados por el Instituto Valenciano de Estadística (IVE) a partir de la Encuesta de Población Activa (EPA). Y en solo 12 meses, 3.000 hogares valencianos han entrado en esta situación de precaridad, lo que implica un repunte relativo del 1,86%.

A esta evolución hay que sumar que el número de viviendas con todos sus miembros activos ocupados ha caído un 3,63% en apenas 12 meses, hasta situarse en 954.600 de las 1.928.000 viviendas familiares que hay en la Comunidad Valenciana.

Una mirada al último lustro, además, profundiza en la dramática evolución de esta estadística. Al cierre del año 2005, apenas había en el territorio valenciano 35.900 hogares con todos sus miembros en situación de desempleo. Desde entonces, la cifra no ha dejado de crecer. Al año siguiente, ya existían 44.400 viviendas familiares en esta situación. El mayor salto, sin embargo, se registró en 2009. Ese año terminó con 68.100 hogares más con todos sus miembros parados que apenas un año antes, siempre según las mismas fuentes.

CC OO-PV subraya que estas estadísticas evidencian la "importante precaridad" que sufren miles de familias y recuerda que tras las cifras hay personas. El sindicato exige una reacción al Consell.Estar desempleado, en cualquier caso, no equivale a carecer de ingresos. En la Comunidad Valenciana había en noviembre de 2010 (últimos datos disponibles en cuestión de prestaciones) 324.851 parados que cobran algún tipo de ayuda económica. Dicho de otro modo, de los 502.905 desempleados registrados en las oficinas valencianas de empleo al cierre de noviembre pasado, 178.054 no percibían ninguna prestación económica, lo que supone el 35,4% del total, según los datos facilitados por CC OO-PV.

La prolongación de la crisis ha elevado en los dos últimos años el porcentaje de desempleados que no percibe ninguna prestación pública. En 2008, este porcentaje era del 31,4%, cuatro puntos menos que en la actualidad.

En el desglose por tipo de prestación que reciben los desempleados se evidencia también que dentro del colectivo que cobra algún tipo de ayuda económica están aumentado con claridad aquellos que cobran menos. En noviembre del año 2010 había menos trabajadores que recibían las prestaciones contributivas que dos años antes (160.714 frente a los 170.500 de 2008).

Por el contrario, el número de parados que tras agotar la primera ayuda empieza a recibir el subsidio se ha multiplicado casi por tres en el citado periodo, y ha pasado de 50.479 beneficiarios a 144.652. La cifra de beneficiarios de esta ayuda de subsistencia ha crecido tanto que ya casi se iguala a la de receptores de la prestación contributiva, tradicionalmente la más cuantiosa en número de beneficiarios y que se prolonga durante un periodo máximo de dos años. Este dato evidencia que los parados consumen esta prestación sin encontrar empleo y se ven abocados a prestaciones asistenciales. El número de beneficiarios de Renta Activa de Inserción (RAI), de hecho, también se ha disparado entre 2008 y finales de 2010 y ha pasado de 7.426 a 19.485, es decir, 2,6 veces más.

"La Generalitat tiene que asumir también sus compromisos", resume Salvador Roig, responsable de Comunicación y Formación de CC OO en L'Alcantí-Les Marines.

El sindicalista defiende que al igual que se ha logrado con el Gobierno, con la firma de un pacto social que pretende reactivar la economía y el empleo, la Generalitat debe ponerse seriamente manos a la obra para frenar esta realidad que actualmente parece obviar y de la que tiene una "visión muy sesgada". "La Generalitat no reconoce la gravedad de la situación y por tanto no pone medidas reales para solventarla", lamenta Roig.

El responsable de CC OO-PV reclama que la actuación del Consell que preside Francisco Camps se dirija en diversas direcciones: por un lado, que impulse y agilice "todos los programas destinados a las ayudas de emergencia" ya que son los que tratan de evitar la exclusión social de los colectivos más vulnerables. Pero también reclama a la Generalitat que agilice el Pacto Valenciano por el Crecimiento y el Empleo (Pavace), el plan pactado entre sindicatos, patronal y Ejecutivo valenciano para marcar las líneas maestras del crecimiento económico de la Comunidad Valenciana.

La realidad familiar se deteriora

- Hogares con todos los miembros en paro: En 2005 había 35.900, en 2006 eran 44.400, en 2007 había 51.100, en 2008 era de 94.400, en 2009 se disparó hasta los 162.500 y en el cuarto trimestre de 2010 se situó en 165.500.

- Viviendas con todos sus activos ocupados: En la Comunidad hay 1.928.000 viviendas familiares, de las cuales 954.000 tienen todos sus activos ocupados.

- Prestación contributiva: Desde 2008, el número de beneficiarios ha pasado de los 170.500 a 160.714.

- Subsidio: En 2008 había 50.479 y en 2010 eran 144.652.

- Renta Activa de Inserción: De 7.426 receptores a 19.485.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2011

Más información