Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LLAMADA EN ESPERA

Libros, libros, libros (de regalo)

Otra vez llegan esas fechas en las que hay que comprar regalos y en las cuales acaba uno adquiriendo cosas absurdas que no sirven para nada, sólo para los breves instantes en que se abre el paquete, se da el beso y se dice gracias. Se trata, además, de premios de consolación, pues al no poder llevarnos a casa el modelo exclusivo de Dior, nos conformamos con el perfume que, aislado en la foto publicitaria -como los botes de sopa de Warhol-, adquiere cierto aspecto distinguido que en realidad no tiene. Les propongo entonces regalar libros: son baratos, llenan las horas y son exclusivos de verdad al establecer con el lector una relación íntima e intensa. Así que me he puesto manos a la obra dando vueltas por mis librerías favoritas. He mirado las mesas de novedades, pero salía de casa con la lista casi cerrada: un libro para cada uno de mis amigos, centrándome este año, al menos, en libros de historia del arte -que luego se quejan de que les regalo literatura. El primero es para un joven amigo interesado en temas poscoloniales que, por mucho que le regaño, lee inglés fatal: está de suerte, el Centro Galego de Arte Contemporánea ha publicado, con motivo de la exposición Afromodern. Viajes a través del Atlántico negro, un catálogo del mismo nombre que habla de la seriedad en el trabajo del centro y que se ha convertido en referencia para la "negritud" con artículos interesantes, una bibliografía muy completa y un glosario de términos de enorme utilidad. A su hermana, otra amiga muy joven interesada de temas feministas, le he encontrado una joya: Encuentros en el museo virtual feminista de Griselda Pollock que acaba de publicar Cátedra y que resume la propuesta poética -que no tiene nada que ver con Internet, sino con un museo de mujeres que la lógica misma de los museos jamás permitiría- de una autora que, pese a ser clave para los estudios de género, hasta ahora se ha traducido poco al castellano. También de Cátedra es otro texto clásico que ha sido reeditado y actualizado por Benito Navarrete, Pintura barroca en España. 1600-1750, de Alfonso Pérez Sánchez, uno de nuestros más ilustres historiadores fallecido hace apenas unos meses. Se trata de un libro que, pese a ser concebido como manual, tiene en todo momento los destellos de inteligencia de los cuales hacía gala su autor -un regalo estupendo para ese amigo abogado con quien nunca cumplo la promesa de la visita guiada en el Prado. Al médico que adora la literatura y que se quedó fascinado con la exposición de Rothko, hace años, he decidido comprarle un libro muy especial a medio camino entre ficción y ensayo, La luz es más antigua que el amor de Ricardo Menéndez Salmón (Seix Barral), cuyo contenido no quiero desvelar, pero muy recomendable, y al apasionado del cine Segunda parte de Pre-Textos, un libro que, aunque es una novela, tiene mucho de mirada plástica, la mirada audaz de Javier Montes. Para esas dos amigas que han leído todo he encontrado dos sorpresas que hablan bastante de sus manías -coleccionar libros- y de sus casas -cada rincón "colonizado" por los libros-: Enfermos del libro (Universidad de Sevilla) de Miguel Albero con prólogo de Juan Bonilla, curiosísimo, riguroso y apasionado, y Tocar los libros, un librito delicioso del siempre sorprendente Jesús Marchamalo que ha publicado Fórcola prologado por Luis Mateo Díez. Voy acabando mi paseo y termino en Ivorypress donde las tentaciones abundan y compro para mi amigo favorito, apasionado de la fotografía, el último número de CPhoto que ahora comienza un nuevo ciclo: una belleza con su dossier de Abramovic. Y, como el año comienza y hay que darse algún homenaje, me compro un ejemplar para mí -qué caramba. Feliz año a todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de enero de 2011