Reportaje:

Joya de la arquitectura industrial

La restauración de la antigua fábrica de vidrio La Trinidad empezará en 2011

La antigua fábrica de vidrio La Trinidad es una de las joyas de la arquitectura industrial de Sevilla. Enclavada en la avenida de Miraflores, dejó de funcionar hace 11 años y constituye una muestra imprescindible de la arqueología industrial de Andalucía. Es uno de los escasos ejemplos de edificios fabriles de comienzos del siglo XX que hay en la capital de la comunidad autónoma.

La antigua fábrica puede convertirse, además, en un foco fundamental de actividades culturales y educativas en una zona, el distrito Macarena, que tiene un importante déficit de espacios sociales. La nave principal, la chimenea y los hornos de la antigua fábrica gozan de protección como Bien de Interés Cultural (BIC). El ingeniero Luis Rodríguez Caso, que fundó la fábrica en 1900, fue también impulsor de la Exposición de 1929.

Los elementos protegidos serán espacios sociales y culturales
La chimenea es un BIC y precisa de reparaciones urgentes

El abandono que ha sufrido el lugar durante casi 11 años ha llevado a que muchos elementos de la fábrica hayan sido saqueados. Entre diciembre de 1999 y el pasado abril no hubo vigilancia en el recinto.

El Ayuntamiento de Sevilla prevé que la restauración de la antigua fábrica se inicie en la primera mitad de 2011. La delegada de Presidencia y Cultura del Ayuntamiento, Maribel Montaño, señala que la "reurbanización de la parcela está pendiente de una próxima licitación". "Los elementos protegidos como BIC por la Consejería de Cultura serán rehabilitados y utilizados como espacio sociocultural. Una parte de la nave central será destinada a biblioteca. Habrá zonas para exposiciones y talleres", detalla Montaño. "La licitación se producirá a principios de 2011. El objetivo es que las obras se inicien en la primera mitad de 2011. La empresa Edificarte ha presentado una propuesta para realizar la obra en la que se encargaría de rehabilitar las zonas protegidas", concluye Montaño.

Entre el 70% y el 75% de elementos y herramientas fueron trasladados a los almacenes de la Consejería de Cultura a partir de 2002 tras aplicarse las medidas de protección.

Las tres naves de la antigua fábrica (dos de ellas no están protegidas) presentan un estado aceptable. Pero la chimenea, de una treintena de metros de alto, tiene grietas. Los saqueadores se afanaron en robar sus abrazaderas metálicas. La chimenea necesita mantenimiento no solo por ser BIC sino por estar muy cercana a la avenida de Miraflores. Su caída podría causar una tragedia. También se han robado decenas de elementos de la factoría.

Edificarte, que adquirió el complejo para construir viviendas en el área no protegida, no ha adelantado la cifra de pisos que levantará ni los plazos de ejecución de obras. "El Ayuntamiento tiene que darnos luz verde. Tenemos un suelo parado. Pasan los años y queremos desarrollar la zona. Quisiéramos tener una solución rápida para hacer algo y no dejarlo como está porque es un gasto para nosotros. Somos propietarios de la zona no protegida, junto a otros dueños minoritarios, y tenemos que rehabilitar la fábrica porque es BIC. Nos llama gente interesada en comprar una vivienda y vecinos que desean que se rehabilite la antigua fábrica para que la zona no siga abandonada. Tal y como está la situación no beneficia a nadie", señala una fuente de Edificarte.

La plataforma Salvemos la Fábrica de Vidrio La Trinidad defiende la recuperación de este espacio para que los vecinos puedan disfrutar de instalaciones culturales, educativas y sociales. La plataforma está integrada por 28 asociaciones de vecinos, de comerciantes, culturales, conservacionistas y ecologistas. Entre ellas figuran la Asociación Histórica Retiro Obrero, Ecologistas en Acción, Baetica Nostra y Velázquez por Sevilla.

Basilio Moreno, portavoz de la plataforma, comenta que "hay dos motivos grandes para salvar la antigua fábrica". "El primero es evitar que el edificio se siga deteriorando. El segundo tiene que ver con la necesidad de un espacio lúdico, de conferencias, de biblioteca... Proponemos que se instalen allí talleres de cocina, teatro, alfabetización, informática, costura, manualidades, pintura, cine, música; una biblioteca no menor de 500 metros cuadrados; un aula de informática; una sala de exposiciones; y un espacio de conferencias y proyecciones", detalla Moreno, que trabaja como informático y cursó estudios de Arquitectura Técnica.

La plataforma aboga por proteger todo el espacio, incluidas las dos naves que no son BIC. "Esto no afectará al diseño de las viviendas. Al conservar las tres naves queremos promover un museo del vidrio artesanal y una escuela taller del vidrio. Crear la escuela taller y el museo sería una aportación turística a Sevilla que mejoraría la economía: restaurantes, pernoctaciones... Daríamos trabajo a los maestros vidrieros y formaríamos gente a nivel internacional", afirma el portavoz de la plataforma.

Las tres naves ocupan casi una hectárea. El total del solar tiene una superficie de 16.000 metros cuadrados. "Varios okupas se instalaron en la antigua fábrica en noviembre de 2009 y fueron desalojados el pasado abril. Llegaron a reunir hasta 60 personas en sus actividades. Nunca hubo conflictos con los vecinos. Se ponían en contacto con nosotros y bajaban el ruido si se lo pedíamos. Los okupas hicieron una gran limpieza del espacio que rodeaba las naves. Era un bosque de escombros, basura y animales muertos... Lo limpiaron todo", relata Moreno.

Una mujer observa el complejo industrial de la antigua fábrica de vidrio La Trinidad de Sevilla.
Una mujer observa el complejo industrial de la antigua fábrica de vidrio La Trinidad de Sevilla.ALEJANDRO RUESGA
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS