Seis meses para esclarecer el fraude

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, admitió ayer que las posibles sanciones contra las empresas que presuntamente han cometido un fraude en el etiquetado del aceite, al comercializarse un aceite de oliva de calidad inferior a la que aparecía en la marca del producto, tardará "no menos de cinco a seis meses". Montero explicó que, una vez que se procedió a inmovilizar de forma cautelar los 24 lotes de este producto, prohibiendo también su venta y comercialización, ahora se abre "el expediente correspondiente a cada uno de esos lotes", comunicándole a cada empresa responsable de esas marcas inmovilizadas "que aporte todos los datos relativos a su expediente" y de si quiere o no acogerse a contraanálisis.

Más información
Salud sanciona a 17 empresas por vender aceite de menor calidad

"Todo este proceso tarda no menos de cinco a seis meses, ya que los análisis de laboratorio son lentos, salvo que una empresa admita su conformidad con los primeros análisis que hicimos, no nos pida contraanálisis y sólo espere a la propuesta de la sanción correspondiente", señaló María Jesús Montero.

Lo mismo vino a decir la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, quien recalcó la información definitiva del caso y la conclusión de proceso es de la Dirección General de Consumo de la Junta, dependiente de la Consejería de Salud. También terció la consejera de la Presidencia, Mar Moreno. Esta calificó de "absolutamente normal" que hasta que no se inicien los procedimientos sancionadores, tras la fase de alegaciones, no se conozcan los nombres de los posibles infractores.

Con todo, la consejera de Agricultura insistió en que el fraude en el sector del aceite "no es generalizado" y que se centra en el etiquetado de los productos. "No hay fraude generalizado", dijo en dos ocasiones durante la consejera en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno. La Dirección General de Consumo de la Consejería andaluza de Salud ordenó la inmovilización cautelar de 24 lotes de aceite de oliva envasado al comprobar que contenía un producto "de calidad inferior al que aparecía en el etiquetado". Estos 24 lotes de marcas, tienen "origen en diferentes puntos del país" e incumplen "los criterios de calidad ya que contienen, según los primeros análisis, un aceite de oliva de calidad inferior al que refleja el etiquetado del producto."

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS