Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

Los candidatos a presidir el Orfeó Català dan oxígeno a Convergència

El presidente interino de la entidad carga contra las administraciones por querer imputar a dos dirigentes nacionalistas

El caso Palau ha vuelto a erigirse en protagonista de la campaña electoral. Anteayer se conoció que el Orfeó Català se desmarcaba de la decisión del consorcio del Palau de la Música de pedir la imputación del tesorero de Convergència (CDC) Daniel Osàcar y el secretario de Inmigración del partido, Àngel Colom. Y ayer los líderes de diversos partidos aprovecharon para atacar a Artur Mas. Mientras Mariona Carulla y Enric Enrech, candidatos a presidir la entidad propietaria del emblemático auditorio modernista, daban oxígeno al partido nacionalista cerrando filas a favor de la decisión del presidente interino, Josep Maria Busquets, de no pedir que se impute a los dos cargos de CDC.

Busquets hizo público anoche un comunicado en el que acusa a las administraciones que integran el consorcio del Palau -Generalitat, Ministerio de Cultura y Ayuntamiento de Barcelona, gobernadas por socialistas- de actuar con voluntad "política" al pedir que se abra una nueva causa del caso Palau para investigar los presuntos cobros de comisiones irregulares por parte de Convergència.

El presidente interino asegura que la decisición de no pedir nuevas imputaciones fue adoptada por la mayoría de los miembros de la junta del Orfeó y de los patronos de su fundación, y que en cambio el consorcio, del que también forma parte el Orfeó, no fue consultado sobre la decisión de solicitar la acusación de los cargos de CDC. Fuentes del Palau, sin embargo, afirman que fue Busquets quien rehuyó las reuniones pedidas por el consorcio con el Orfeó para preservar el patrimonio de la entidad.

Coincidencia

Mientras el Palau se fractura, por primera vez en la campaña a la presidencia del Orfeó, Carulla y Enrech han coincidido. Ambos han dado públicamente su apoyo a la decisión tomada por Busquets, se han desmarcado del proceso electoral político y han aprovechado para pedir el voto a los 1.661 socios con derecho a decidir quién será el próximo presidente del Palau de la Música; socios novatos en votar presidentes y ante los que ninguno de los dos quiere significarse políticamente para no perder ni un sufragio y no crearse, de paso, enemigos ante una posible victoria de CiU en las autonómicas.

Artur Mas, líder de CiU, lamentó que el tripartito intente desprestigar a su partido utilizando el caso Palau. "Al tripartito se le ve el plumero. No actúan igual en los casos que les afectan a ellos. Cuando esto pasa en campaña, la gente ya se da cuenta de que es partidismo", dijo ayer. Sobre los 70.000 euros que Fèlix Millet, ex presidente del Orfeó, dio a principios de 2001 a Àngel Colom -militante de CDC desde febrero de 2000- para saldar las deudas del extinto Partit per la Independència, Mas argumenta que este episodio pertenece a la esfera personal del actual secretario de Inmigración del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2010