Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los acreedores de Noriega buscarán responsabilidades penales

La Universidad de Jaén liquida con la empresa las obras pendientes en su campus

La Plataforma de Impagados de Noriega -constituida, según afirman sus portavoces, por el 92% de los 950 acreedores de la constructora en suspensión de pagos- piensa pedir responsabilidades penales, además de las mercantiles. Las subcontratas ultiman la contratación de un bufete de abogados para que estudie ambas vías. Así lo avanzaron ayer varios portavoces de este grupo, que anoche se reunieron en Antequera (Málaga) para preparar una asamblea para todos los acreedores comerciales, convocada para el martes en Córdoba. Los responsables de la plataforma no descartan realizar movilizaciones de protesta.

Según los datos que manejan, Noriega ha dejado sin pagar a los acreedores comerciales, en su mayoría subcontratas conformadas por pymes y autónomos, unos 68 millones. Pero lo que realmente ha asfixiado a la constructora han sido sus números rojos con la banca, a la que adeuda gran parte de los 1.162 millones que debe. Este agujero ha hecho que el juez de lo Mercantil de Córdoba aceptase el concurso voluntario de acreedores presentado por la firma para cuatro de sus sociedades.

La constructora debe 1.162 millones, la mayoría a entidades financieras

El hundimiento de Noriega es un nuevo mazazo para la economía de Córdoba, donde comenzó la empresa y su grupo, Sánchez-Ramade. La ciudad todavía se duele de la pérdida de Cajasur, intervenida por el Banco de España en mayo. A pesar de que tanto Cajasur como Noriega fueron víctimas de la fiebre inmobiliaria y a que han compartido negocios en el pasado, antiguos directivos de la caja consultados desligan ambos fracasos. "Uno no es consecuencia del otro", señala un ex consejero. Noriega mantenía contactos (y sobre todo deudas) con otras muchas entidades financieras, como el BBVA, Caja Madrid o el Sabadell.

El alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña (IU), reconoció ayer el varapalo que supone para la ciudad la caída de este grande del ladrillo, aunque confió en que el concurso garantice "el cobro de proveedores de manera ordenada y controlada", informa Europa Press.

Pero las grietas que deja Noriega no se sufren solo en Córdoba. Entre los proyectos que el grupo deja ahora colgados destaca, por ejemplo, la ampliación de la Universidad de Jaén (UJA). Sus responsables reconocieron ayer que ya están ultimando un documento de liquidación con Noriega, encargada de la construcción del laboratorio de I+D en el futuro Campus Científico y Tecnológico de Linares. El vicerrector de Infraestructuras de la UJA, Nicolás Ruiz, señaló que las obras del módulo oeste (en el que se invierten 8,3 millones) son las que se encuentran más avanzadas frente a las del este, a las que se destinan más de diez millones. En cualquier caso, el nivel de ejecución conjunto se sitúa en torno al 45%, lo que supone que se han ejecutado unos ocho millones. La UJA trató de llegar a un acuerdo con la constructora, pero su nivel de confianza "se ha extinguido".

La sombra del hundimiento se expande por la geografía. En Málaga existe una promoción de 1.400 viviendas de lujo en la Colina del Limonar, recuerda la Plataforma de Impagados. En Torremolinos, otras 187 viviendas, según los subcontratistas, se han quedado sin terminar por dentro. Hay una promoción de 83 casas en Gelves (Sevilla) que queda por rematar. La asociación de consumidores Facua recordó que, en caso de que las viviendas que ha proyectado o que construye Noriega no fuesen finalmente entregadas, los compradores "tienen derecho a recuperar la totalidad de la cantidad entregada a cuenta más el interés legal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 2010