Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas mitinea en el Parlamento

El PP ningunea el proyecto de ley de Presupuestos para lanzar su "alternativa"

Al líder del PP andaluz, Javier Arenas, le pasó ayer lo mismo que a Francisco Umbral. "Yo he venido a hablar de mi libro y no a hablar de lo que opine el personal, que me da lo mismo", espetó el escritor en una entrevista televisiva. Con una actitud muy similar afrontó el presidente popular la defensa de la enmienda del PP que pedía la devolución del proyecto de ley de Presupuestos de la Junta, que continúa su tramitación.

Arenas arrancó con la tesis de que estas cuentas son las últimas de la legislatura (aún quedan otras hasta 2012), especulando con un adelanto electoral, despachó con trazos gruesos los presupuestos ("suben impuestos, bajan inversiones y hay recortes sociales"), acusó a los socialistas de "mentir", "engañar" y tener "una agenda oculta" y se lanzó a desgranar una quincena de propuestas que aprobará nada más ganar las elecciones andaluzas.

"No sume peras y manzanas. Es indigno de su nivel", dice Aguayo

Arenas dio todo un mitin electoral desde la tribuna parlamentaria, ninguneando un proyecto de ley "al servicio de una estructura de poder" implantada por los socialistas. Tan crecido y seguro se mostró en su intervención -aplaudida por los suyos puestos en pie- que a un veterano diputado socialista le recordó el año 1994: el PP se subió entonces a la ola de los sondeos que vaticinaban su victoria. En 1996, el recuento de papeletas trajo otro mandato socialista.

La intervención de Arenas no cogió del todo con el paso cambiado a la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, quien se esforzó por convencer a la Cámara de que pese a que los presupuestos de 2011 descienden un 6,1% respecto a los todavía en vigor, las partidas sociales se habían mantenido e incluso subido. Solo admitió, en el debate con el diputado de IU, Pedro Vaquero, un recorte: en la promoción de vivienda de protección oficial. Y para paliar esta situación propuso una "sana insumisión" que no detalló.

Pero por mucho que intuyera el enfoque de la intervención de Arenas, la consejera no tiene las tablas políticas del dirigente del PP, que se permitió incluso ironizar con la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, porque consideraba que no le amparaba ante los comentarios en voz alta de los diputados socialistas. "Usted lleva cinco quinquenios y yo sólo llevo dos debates de presupuestos", reconoció Aguayo, quien dicho esto reprochó a Arenas su insolvencia en materia presupuestaria.

La titular de Hacienda afeó al líder de la oposición que "sumara peras y manzanas". Según la Junta, descontando la rebaja de un 5% de los sueldos de los funcionarios, hay un poco más de recursos para las principales políticas sociales, a costa de limitar el endeudamiento y recortando las inversiones, principalmente. "No puede sumar peras y manzanas, eso es indigno de su experiencia y nivel", comentó.

La frase molestó a Arenas, quien en la réplica le dijo que lo que no le podía negar era la "evidencia" de que hay 1.129.000 parados. Y volvió a lo suyo: "Aquí hay una alternativa".

El debate con IU fue completamente distinto, más de confrontación de modelos entre dos partidos de izquierdas. Vaquero arrancó a Aguayo el compromiso de cambiar el decreto de reordenación del sector público. "Haremos todas las reformas necesarias, se lo garantizo", afirmó la consejera.

El portavoz socialista, Mario Jiménez, calificó de "lamentable" el debate planteado por el PP. "No tiene pedigrí político sobre el Estado de bienestar", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 2010