Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las facetas del poliedro Elorza

Rivales y compañeros de partido del alcalde donostiarra analizan su trayectoria tras anunciar que se presentará en 2011 - Todos destacan su personalismo

"Ha aprendido a colocarse en un ángulo donde no le llegan las balas". De esta forma observa el abogado Javier Olaverri, concejal donostiarra de Urbanismo por Euskadiko Ezkerra (EE) entre 1987 y 1991, al alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza. "Es el campeón de la improvisación", añade el ex parlamentario, litigador infatigable contra el Ayuntamiento donostiarra tras salir de la corporación.

El escritor Ramón Etxezarreta, de igual procedencia política que Olaverri, aunque después recaló en el PSE y fue brazo derecho de Elorza durante más de dos mandatos, considera al alcalde "un político que convierte en incluyentes aquellos valores que los partidos tratan de utilizar de forma excluyente".

Concejales y ex ediles resaltan su plena dedicación a la ciudad

Tras 19 años como máxima autoridad de San Sebastián, Elorza acaba de anunciar que se presentará a la reelección en 2011. Su trayectoria en el consistorio -como edil de 1979 a 1991, y con el bastón de mando desde entonces- despierta reacciones contrapuestas entre quienes han compartido con él tareas municipales, bien como opositores, bien como compañeros de filas.

Existe una coincidencia casi plena en que su dedicación y capacidad de trabajo son el mayor activo del alcalde más duradero de San Sebastián. En el propio PSE admiten que Elorza "antepone los intereses de la ciudad a los suyos y a los de su partido", afirma el viceconsejero de Transportes, Ernesto Gasco, quien trabajó 12 años a su lado.

Elorza fue elegido alcalde el 15 de junio de 1991. Fue el tercer candidato más votado, tras Xabier Albistur, entonces de EA, y Joxeaustin Arrieta, de HB, pero recibió el apoyo del PP y el PNV en un pleno muy tenso. Albistur elude comentar la figura de su rival político: "A Odón no le voy a dedicar ni un minuto". Ahora bien, se apena de que los nacionalistas no sean, "lamentablemente, capaces de ofrecer una alternativa". Antton Marquet, antes de ser diputado de Hacienda por el PNV, dirigió esta misma cartera en el consisitorio y fue miembro del equipo de gobierno de Elorza: "A mí me dejó hacer y no interfirió en nada", pero le achaca que "en el plano personal se hace muy difícil la convivencia con él".

Su carácter "individualista" y "dominante" es algo que comparten casi todos sus rivales políticos. María José Usandizaga, con acta de edil desde 1981 por UCD primero y actual portavoz local del PP, le define como "esforzado, que no trabajador", una persona que "practica el divide y vencerás hasta las últimas consecuencias, incluso con su propia gente". "Lo mismo sostiene una tesis que la contraria", le recrimina, pero agrega un don: "Es embaucador de cara a la galería y ha contado con la suerte a su favor para mantenerse en el poder, incluso cuando no ganó las elecciones".

"Una persona que ha dejado su vida en el Ayuntamiento debe saber irse", apunta Enrique Arana, edil de Eusko Alkartasuna entre 1981 y 2007. "¿No sirve para otra cosa? Lleva más años como alcalde que sus tres antecesores [Jesús María Alkain, Ramón Labaien y Xabier Albistur] juntos", apostilla.

Duñike Agirrezabalaga, de Alternatiba, figura hoy entre sus aliados en el equipo de gobierno municipal y prefiere remarcar sus bondades como "buen gestor" y "persona autónoma". Asegura que Elorza se distingue por su "dedicación absoluta" al cargo y por "hacer las cosas porque las siente". "Trabaja con pasión, ahínco y le gusta controlar todos los ámbitos de la vida municipal", añade.

Precisamente por ello, apostilla la dirigente de izquierdas, "acapara demasiado y no reparte juego. Tiene que poner su impronta a todo". No ha tenido problemas con él "en lo personal", pero Agirrezabalaga sí observa que "a veces le cuesta generar simpatías".

Olaverri sostiene que Elorza "es una persona con la que resulta difícil concertar algo, porque no se ajusta a ninguna disciplina y es extremadamente imprevisible". ¿Cuál es, entonces, la clave de su triunfo político? "A mí me sorprende el éxito que tiene, pero lo tiene", apunta Olaverri, para quien "la culpa es de la oposición", por permitirle "salir indemne de los errores que comete".

Un premio al "discurso antifrentista"

Odón Elorza ha sabido situarse en el "discurso de no frentes", dar prioridad a la agenda municipalista y zafarse del corsé que marcan las siglas políticas. Así lo ven miembros de su propio partido. Ramón Etxezarreta, quien trabajó a su lado muchos años como concejal de Euskera y Cultura, opina que "el ciudadano aprecia en Odón que sea un político que sabe defender valores que no son exclusivos de su partido y que deberían ser apoyados por todos". Así, comparte ahora equipo de gobierno con Aralar y Alternatiba, dos fuerzas que se sitúan en el polo soberanista.

"La política por la ciudad, unida al mensaje a favor de la paz y la convicencia" son los principales valores de la trayectoria política del alcalde, asegura Etxezarreta.

El actual viceconsejero de Transportes, Ernesto Gasco, concejal socialista donostiarra durante 12 años, destaca "la honradez, la capacidad de trabajo y el cariño por la ciudad" de Elorza. Reconoce que habla de él con una "alta carga de subjetividad", y quizá por ello resta credibilidad a quienes tachan al regidor de "díscolo" dentro del PSE:

"Es un hombre de izquierdas y progresista. No ha tenido ningún encontronazo con sus compañeros. Se puede decir que es uno de los mejores exponentes del socialismo donostiarra, junto a Enrique Casas", asesinado por los Comandos Autónomos en 1984, concluye Gasco.

Hitos de cinco mandatos

- 1991-1995. Odón Elorza toma posesión como alcalde en un tumultuoso pleno con el apoyo de PP y PNV. ETA asesina a Gregorio Ordóñez (enero de 1995). Se inauguran la playa de La Zurriola y el estadio de Anoeta.

- 1995-1999. El tripartito del Gobierno (PNV-EA-PSE) mantiene a Elorza en la alcaldía, pese a que el PP de Mayor Oreja gana las municipales en la ciudad. Se inauguran el Kursaal y la remodelación del Boulevard.

- 1999-2003. Pacto de gobierno con el PP de San Gil, que solo dura dos años y medio. Se rompió al negarse los populares a apoyar el plan de vivienda de Auditz-Akular. Es el mandato de la movilidad, con la apertura del bidegorri de La Concha.

- 2003-2007. Gobierno monocolor y en minoría socialista. Elorza es incapaz de renovar los presupuestos en todo el mandato. Aprueba el proyecto de Auditz-Akular con el apoyo del PNV, aunque aún no se ha comenzado a edificar.

- 2007-2011. Pacto con Aralar y Alternatiba. Su actuación pivota sobre la candidatura a capital cultural europea en 2016.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 2010

Más información