Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Poda y bonos en Ferrovial

El grupo resurge vendiendo activos por 3.684 millones y refinanciando su deuda

Ferrovial está aplicando grandes dosis de disciplina al rápido saneamiento de sus cuentas y a la reducción y abaratamiento de su abultada deuda sin desatender el crecimiento de sus negocios, y lo está logrando en un entorno económico y financiero poco amable. Esta misma semana, su filial de infraestructuras Cintra ha vendido un 10% de su participación en la autopista canadiense 407 ETR, una de las joyas de la corona del grupo, y su filial británica de aeropuertos BAA ha colocado con éxito en el mercado una emisión de bonos por importe de 500 millones de euros. Dos operaciones que cierran 15 meses vertiginosos de desinversiones y operaciones de rotación de activos, por un lado, en aeropuertos, carreteras, ferrocarriles metropolitanos, aparcamientos e inmuebles (incluido el edificio de su sede central), que en conjunto suman unos 3.684 millones de euros y que, por otro lado, son el último eslabón de una serie de emisiones de deuda y operaciones de refinanciación de créditos por un monto -considerando solo las de BAA- próximo a los 3.000 millones de euros.

Vende el 10% de su mejor autopista y coloca 500 millones en bonos de BAA

Son los resultados de una estrategia adelantada a los accionistas, en junio de 2009, por el conejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás: "Estamos muy enfocados en la rotación de activos maduros, que es la mejor manera de aflorar valor y fortalecer nuestro músculo financiero. Nuestra estrategia se fundamenta en reducir y optimizar la deuda".

Los analistas creen que el grupo está haciendo los deberes. "Creemos que Ferrovial ya ha demostrado repetidamente que los temores por una posible insolvencia eran injustificados, sobre todo tras la venta del aeropuerto de Gatwick" y de las importantes colocaciones de "bonos con recurso a los aeropuertos regulados", señalaban a mediados de septiembre, antes de la venta de la autopista canadiense, los analistas de Ahorro Corporación, y agregaban: "Un dato que creemos revelador es que el montante utilizado de los banking facilities (líneas de crédito bancario) a finales de 2009 (2.289 millones de euros) es menor que el máximo exigido a finales de marzo de 2011 (2.400 millones)". "Los catalizadores se van cumpliendo", señalaban en una nota sobre este grupo el viernes último y fijaban en 14 euros, casi el doble de su cotización, el precio objetivo de su acción.

Las operaciones protagonizadas esta semana por Ferrovial refuerzan, en principio, los argumentos adelantados por Ahorro Corporación. La venta del 10% de la autopista de pago que circunvala Toronto, la 407 ETR, asciende a unos 640 millones de euros y se ha firmado -la transacción culminará en un par de meses- con el fondo Canadá Pension Plan Investment Board (CPPIB). Tras esta desinversión, el grupo de la familia Del Pino aún seguirá siendo el primer accionista de esta autopista, una de las más rentables del mundo, con un 43,23% de su capital.

La operación generará para Ferrovial un resultado neto consolidado de 2.470 millones, correspondientes a las plusvalías reales, contantes y sonantes, derivadas de la venta del 10% de la autopista, y a las plusvalías teóricas atribuidas a su participación no enajenada por una actualización de su valor contable de acuerdo con las normas internacionales NIIF.

Los analistas del Banco Sabadell, en una nota emitida 24 horas después de anunciarse esta venta, señalan que las plusvalías citadas tendrán "un impacto contable importante tanto en fondos propios como en beneficio después de impuestos"; que aunque la empresa no ha dicho nada al respecto, "al reducirse la deuda corporativa prácticamente a cero" podría haber revisión al alza de la política de retribución al accionista, y finalmente, que el porcentaje de participación que les queda en la 407 ETR "pasará a consolidar por puesta en equivalencia" en sus cuentas, lo que les permitirá dejar de consolidar la deuda (3.000 millones de euros sobre los aproximadamente 24.500 millones del grupo). Otros analistas, como los de Iberian Equities, Credit Suisse, JBCapitalMarkets y BPI han calificado también de positiva esta desinversión y, aunque con algún matiz (riesgo del sector de la construcción, dependencia del sector público y deuda de BAA), también es favorable la visión sobre Ferrovial de los expertos de Citi.

La deuda neta consolidada de Ferrovial, previa a las últimas operaciones, sumaba a 30 de junio 24.485 millones (del total, unos 15.000 millones correspondían a los aeropuertos, y unos 8.300 millones, a las autopistas). La deuda consolidada (sin proyectos de infraestructuras) se situó en igual fecha en 922 millones, frente a los 1.809 millones de junio de 2009. Los analistas saben además, explican en Ferrovial, que por la normativa contable hemos estado obligados a atribuirnos en las cuentas del grupo más deuda en BAA y en la autopista canadiense de la que proporcionalmente corresponde a nuestra participación en el capital de esas filiales.

En Ferrovial subrayan, por otra parte, que BAA colocó el martes una emisión de bonos por valor de 500 millones de euros con vencimiento en 2016 y un cupón fijo anual del 4,125%. Y con una sobresuscripción de más de 2.000 millones.

En los últimos meses, el grupo Ferrovial ha realizado además refinanciaciones por unos 5.000 millones de euros y ha abordado con éxito, entre otras operaciones de financiación, las de la autopista LBJ en EE UU, la 407 ETR en Canadá y Ausol en España.

Fuentes del grupo relativizan también el impacto en sus cuentas de la crisis de la construcción y de los recortes en inversión pública en España. La estrategia de diversificación geográfica y de negocios que ha seguido se refleja en la cuenta de resultados. Las ventas y el resultado bruto de explotación internacionales alcanzaron en el primer semestre, respectivamente, el 67% y el 84% del total. Por divisiones, aeropuertos aportó el 45% del resultado bruto de explotación; autopistas, el 31%; servicios, el 15%, y construcción, el 9%. Es decir, es mucho mayor el peso en los resultados de los mercados exteriores que el del doméstico y el de las actividades distintas de la construcción que el atribuible al ladrillo y a la obra pública nacional.

"Los recortes de inversión anunciados por el Gobierno representan en torno al 2% de la cartera total de Ferrovial, mientras que el resultado bruto de explotación generado por esta actividad en España", señalan los analistas de Ahorro Corporación, "estimamos que debería representar apenas el 4% del total del grupo en 2011".

Las previsiones de resultados para el tercer trimestre y para el cierre del ejercicio, por otra parte, han mejorado significativamente. Cuenta además con una cartera histórica en construcción y servicios de unos 23.000 millones de euros que le asegura la visibilidad futura de los resultados. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 2010