Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC reivindica Alguaire y otras obras como motores del territorio

Montilla llama a los suyos a ganar "la batalla de Barcelona"

En Girona, el túnel de Bracons y las desalinizadoras. En Tarragona, el centro logístico El Camp de Reus y el nuevo puente sobre el Ebro. Y en Lleida, el canal Segarra-Garrigues y, sobre todo, el aeropuerto de Alguaire. El presidente de la Generalitat y candidato del Partit dels Socialistes, José Montilla, reivindicó ayer las inversiones en el territorio como motor económico. Lo hizo durante el recorrido que realizó por las cuatro circunscripciones para fotografiarse con los integrantes de las listas del PSC.

La de Lleida fue la más simbólica de las imágenes: los candidatos con el aeropuerto de Alguaire de fondo, un equipamiento que en los últimos días ha recibido ataques furibundos de Convergència y el Partido Popular.

El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, y el vicepresidente del Parlamento Europeo, el popular Alejo Vidal-Quadras, han cuestionado la utilidad de la instalación inaugurada en febrero por su supuesta falta de rentabilidad. Puig la puso como ejemplo de una mala política inversora del tripartito y Vidal-Quadras atribuyó la obra a la megalomanía nacionalista.

Montilla les replicó ayer que su Administración ha tenido que recuperar y actualizar proyectos importantes para el desarrollo económico y social de las comarcas leridanas, como el aeropuerto y el canal Segarra-Garrigues, que "estaban en los cajones". "Algunos piensan", precisó, "que determinadas infraestructuras han de ser rentables económicamente al día siguiente de que se acaben. Si fuera así algunas no se habrían hecho nunca, ni nosotros ni gobiernos anteriores". "Este Gobierno tenía como objetivo solucionar déficits históricos y que no quedara ni un pueblo, ni una comarca olvidada", apostilló.

En Barcelona, Montilla no apeló a las infraestructuras, sino a los votantes: "La batalla de Barcelona es la decisiva, si ganamos Barcelona, ganaremos Cataluña", dijo y reprochó a CiU su poca atención al "potencial de la capital y su liderazgo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 2010