Entrevista:JOSÉ MANUEL DURÃO BARROSO | Presidente de la Comisión Europea | Expulsión de gitanos en Francia

"La libertad de circulación en la UE no es absoluta"

José Manuel Durão Barroso acaba de pronunciar a sus 54 años, y tras cinco como presidente de la Comisión Europea, su primer discurso sobre el estado de la Unión ante un Parlamento Europeo que le ha criticado acerbamente por no dejar en evidencia al Gobierno de Nicolas Sarkozy por las repatriaciones de gitanos búlgaros y rumanos, que en la Eurocámara atufan a racismo. "Es un error decir que la libertad de circulación es absoluta. Así se crearán muchos Le Pen", alega el presidente del Ejecutivo comunitario. Barroso considera que su papel ahora mismo no es criticar a Francia. Asegura que se está analizando con extrema diligencia lo que ocurre en Francia y mantiene que en caso de que París se esté excediendo, la Comisión adoptará las medidas pertinentes.

"En Europa no hay lugar para la discriminación de las minorías"

Más información

El presidente cenó con un pequeño grupo de corresponsales en un espartano comedor de la sede parlamentaria en Estrasburgo para cerrar una jornada que comenzó con el discurso, anecdóticamente histórico por la novedad formal, que contenía un amplio abanico de actuaciones para el curso político entrante.

Pregunta. ¿De verdad cree que es posible tener una política exterior común y defensa en una UE tan heterogénea y que en ese campo exige la unanimidad?

Respuesta. Somos interdependientes y si no actuamos juntos no tendremos el papel que queremos en el mundo. Con la globalización, contamos si actuamos juntos. El tamaño cuenta. En Europa todos los Estados son pequeños, aunque alguno no se haya dado cuenta. Nuestros socios nos observan y se preguntan constantemente si vamos a actuar como Europa o como 27 países. Los Estados acaban de aceptar un sistema europeo de supervisión financiera, lo que hace un par de años parecía imposible. Lo mismo ocurrirá con la política exterior y de defensa. No soy un ingenuo. Es muy difícil. Pero mi deber es insistir sobre ello ante los Estados.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

P. Ha propuesto la creación de bonos europeos para financiar infraestructuras ¿Por qué?

R. En tiempos de crisis tiene sentido crear bonos.

P. ¿Para qué tipo de infraestructuras?

R. Para la energía, por ejemplo, de modo que se puedan crear infraestructuras transfronterizas que den rendimientos. El papel de la Comisión es realizar propuestas ambiciosas.

P. ¿Y no sería más ambicioso crear un impuesto europeo para financiar la UE?

R. No voy a presentar propuestas que no tengan posibilidades de salir adelante. Hay que hacer propuestas realistas, que sean aprobadas. También se está considerando obtener recursos propios del mercado de emisiones de gases de efecto invernadero.

P. ¿Será la Política Agrícola Común la pagana de los futuros presupuestos de la Unión?

R. Si se enfoca así será difícil conseguir el necesario consenso. Pero el presupuesto debe reflejar las prioridades de la UE.

P. En el Parlamento Europeo se le acusa a usted de ser demasiado sensible a los intereses de los Gobiernos en detrimento de las instituciones comunitarias.

R. La Comisión defiende el interés general europeo y el Parlamento es elegido por los ciudadanos. Los Gobiernos también son elegidos por los ciudadanos. Los Estados no son la encarnación del mal que algunos pretenden. El Consejo Europeo

[la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión] es una institución europea. Hay que respetar a las instituciones. Yo no dudo en criticar a los Gobiernos. Cuando ha habido que lanzar procedimientos de infracción lo he hecho.

P. En la Eurocámara se consideró escandaloso que no criticara explícitamente a Francia por las repatriaciones de gitanos.

R. Es un asunto extremadamente politizado. He evitado entrar en el debate sobre Francia porque no es mi papel. La posición de la Comisión es de principios: en Europa no hay lugar para la discriminación. Seguimos de cerca el caso. Lo estamos analizando. Si hay problemas legales no dudaremos en adoptar las medidas pertinentes.

P. ¿No se está excediendo el Gobierno de Sarkozy?

R. Todo lo que tiene que ver con la libertad de circulación, con los derechos de las minorías... es muy delicado. Requiere mucha prudencia de los dirigentes. Es un error decir que la libertad de circulación es absoluta. Así se crearán muchos Le Pen. Pero también lo es estigmatizar a las minorías. Hay que buscar el justo equilibrio entre libertad y seguridad.

P. La Eurocámara no ve equilibrio en Francia sino flagrantes violaciones de la legislación comunitaria.

R. Tenemos plena confianza en los tribunales franceses, que ya han recibido algunos recursos contra las expulsiones. La Comisión, en cambio, y desde el punto de vista jurídico, no ha recibido todavía ninguna demanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de septiembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50