Las consecuencias del comunicado de la banda

Rubalcaba asegura que "no cambiará un ápice la política antiterrorista"

El ministro del Interior duda que ETA pretenda terminar con la violencia

El comunicado de ETA en el que anuncia el parón de sus actividades armadas "ofensivas" no cambiará "ni un ápice" la política antiterrorista del Gobierno. Fue la respuesta oficial del Ejecutivo, a través de su ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una entrevista en TVE.

Rubalcaba estuvo en estrecho contacto todo el domingo con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en La Moncloa, y con el consejero de Interior del Ejecutivo vasco, Rodolfo Ares, en Bilbao, con quienes analizó el comunicado de la banda armada. El núcleo duro de la política antiterrorista del Gobierno, para no dar relieve al vídeo de ETA esperó al día siguiente para valorarlo. En un momento determinado, especuló con la posibilidad de publicar un comunicado. Pero, finalmente, optó por aprovechar el compromiso que el ministro del Interior tenía el lunes con TVE para expresar su valoración sin recurrir a una intervención más oficial y, por tanto, solemne, en el ministerio o en La Moncloa. El domingo, la valoración pública corrió a cargo del consejero vasco de Interior.

"La tregua como concepto de paz está muerta", dice el ministro
"Mientras ETA no deje la violencia, Batasuna no estará en las instituciones"

Más información

Rubalcaba calificó el comunicado de "insuficiente", en línea con la valoración de los partidos democráticos e "incluso con lo que la izquierda abertzale preconizaba", en alusión a su reclamación a ETA de una tregua permanente y verificable.

El ministro quiso aclarar, sobre todo, que el parón de ETA no condicionaba para nada la estrategia antiterrorista del Gobierno, adoptada tras la ruptura de la última tregua; Continuarían las detenciones de etarras y no se plantea ningún tipo de diálogo con la banda terrorista.

A su juicio, la etapa de las treguas y el diálogo del Gobierno con ETA, recogidas en el Pacto de Ajuria Enea de 1988, terminó con el atentado en la T-4 de Barajas, que puso fin al proceso de paz de 2006, en el que Rubalcaba se implicó personalmente. "La tregua como concepto de paz para abrir un proceso de diálogo está muerta. Eso ya no vale porque ETA se encargó de que no valga. Lo rompió y lo hizo tres veces", dijo en alusión a los procesos de paz rotos por la banda: el de Argel, de 1988; el de Lizarra, de 1998, y el de Suiza y Noruega, de 2006.

A su juicio, ETA ha declarado el parón porque quedó muy debilitada, sobre todo, después del desmantelamiento de la base logística de Óbidos (Portugal) y de la de Girona. A Interior le consta que el último líder militar de la banda, Mikel Carrera, Ata, cuando fue detenido en junio, lo último que dijo fue que trataba de preparar la legitimación de ETA. "Por eso no nos podemos fiar y eso hace que el Gobierno esté escéptico y que el Ministerio del Interior mantenga intacta su política antiterrorista", explicó.

No obstante, Rubalcaba no descartó que ETA pueda haber elegido una "estrategia de pasos", pero insistió en que "al Estado lo que le corresponde es perseguir a los terroristas".

El ministro no cuestionó que la izquierda abertzale pretenda el fin del terrorismo, pero se mostró escéptico sobre la posibilidad de que lo logre o de que sea capaz de romper con ETA si la banda persiste la violencia: "En 2006 ni te cuento lo que dijo la izquierda abertzale y al final, como dice la canción, llegó el comandante y mandó parar". A su juicio, "es muy difícil para Batasuna romper con ETA. No quiere hacerlo, en unos casos por miedo, en otros porque pierden una conexión histórica y en otros porque pierde el activo de traer la paz con el final de ETA".

Sobre la vuelta de la izquierda abertzale a las instituciones, señaló: "Lo que nos interesa es que ETA deje la violencia y mientras ETA no deje la violencia o Batasuna no rompa con ella, Batasuna no estará en las instituciones. Lo tengo clarísimo".

Posteriormente, en la Cadena SER, Rubalcaba aclaró, respecto al reproche de Mariano Rajoy por no haber informado al PP del comunicado, que llamó tres veces al responsable de justicia del partido, Federico Trillo. "Lo que no sé es si Trillo llamó a Rajoy, es un tema suyo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de septiembre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50