Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del comunicado de la banda

La izquierda 'abertzale' aplaude un paso de "valor incuestionable"

La izquierda abertzale no tiene dudas de que ETA ha tomado una decisión "unilateral, indefinida y no condicionada" al anunciar un cese de su actividad armada, que supone "una aportación de valor incuestionable para la instauración de la paz y la consolidación de un proceso democrático". Esta es la primera valoración "de urgencia" hecha ayer de forma apasionada por los dirigentes de la ilegalizada Batasuna Txelui Moreno, Agurne Barroso, Tasio Erkizia y Mariné Pueyo. Comparecieron en un hotel de San Sebastián, como hizo la formación hace cuatro años con ocasión de la anterior tregua de ETA, para constatar que esta vez "se están abriendo las puertas a un escenario que permita la superación de la actual realidad de bloqueo, violencia, represión y conculcación de derechos democráticos y nacionales".

Intervinieron sin aceptar preguntas de los periodistas, aunque anunciaron que la próxima semana convocarán a los medios y responderán a todas las cuestiones sobre el alto el fuego. La izquierda abertzale no hizo ninguna alusión a la petición que ha hecho recientemente por escrito a ETA de declarar una tregua "permanente y verificable". Moreno se limitó a decir que su formación se reafirma en la "apuesta política", que ha iniciado de la mano de Eusko Alkartasuna (EA), y se inclina por el uso exclusivo de las vías pacíficas, aunque sin condenar expresamente la violencia.

Esta sintonía entre Batasuna y EA, a un año de las elecciones municipales de 2011, no fue suficiente para que ambas fuerzas comparecieran juntas para valorar el anuncio.

El secretario general de Eusko Alkartasuna, Pello Urizar, afirmó en la sede de su partido que la declaración de los encapuchados debe ser "un primer paso" que conduzca a "una tregua indefinida y verificable", términos que figuran en el documento consensuado con la izquierda abertzale y dirigido a la banda armada. Urizar aprovechó para destacar el valor que tienen su acercamiento a Batasuna, y animó a la unidad de los partidos soberanistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de septiembre de 2010