El "complejo" juego de los equilibrios

Apuraron hasta el último día para tomar una decisión y tal vez esa sea la mejor prueba de su complejidad. El conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, y el presidente del Grupo Gadisa, Roberto Tojeiro, insistieron ayer en que su medida "es la única forma posible de garantizar que la toma de decisiones continúe siendo gallega". Saben que será un proceso "complejo" y que mucho "depende de lo que hagan el resto de socios", pero les puede la idea de blindar "una planta estratégica para el sector energético de Galicia".

El mayor esfuerzo inversor lo asume el Grupo Gadisa, que pondrá sobre la mesa entre 14 y 18 millones de euros en un momento que el propio Tojeiro calificó de "complicado y difícil". Su objetivo pasa por "hacer de la planta una garantía de subministros energéticos" y reafirmar su presencia en una empresa que valora como "fundamental para el futuro". A su lado Guerra reafirmó la decisión del tándem Xunta-Gadisa de "comprar acciones hasta conseguir el objetivo marcado".

Más información

La voluntad puede no ser suficiente y el propio conselleiro reconoció que siguen con atención el movimiento de los restantes socios. Si la argelina Sonatrach decidiese tomar parte en la pugna y optar a las participaciones de Endesa, el reto de que "el 51% se quede en Galicia" se prolongaría en el tiempo y exigiría "hacer matemáticas" ante futuras ventas.

La incógnita se extiende también a los plazos, con "una discrepancia" entre quienes sostienen que la fecha para presentar solicitudes terminaba ayer y quienes aseguran que será el día 11, cuando se cumpla un mes desde que Endesa comunicó su decisión al consejo de administración. La Xunta optó por la opción "más segura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de septiembre de 2010.