Municipios bajo la lupa

La financiación de los municipios vuelve a los niveles de 2006

Dos de los grandes problemas actuales de los ayuntamientos tienen su principio y fin en la burbuja inmobiliaria y su posterior explosión. El boom del ladrillo multiplicó las corruptelas municipales; y el declive del sector ha dejado las arcas locales al borde de la ruina.

La vicepresidenta Elena Salgado anunció la semana pasada que el presupuesto de los ministerios para el próximo año retrocedería al nivel de 2006. Los ayuntamientos están en una situación similar a la del Gobierno central. O incluso peor. Porque los 14.458 millones de euros que el Estado transferirá a los municipios el próximo año -14.746 de entregas a cuenta, a las que hay que restar 288 millones de liquidaciones anteriores- suponen un mínimo aumento respecto al año anterior, cuando los ingresos cayeron un 12%, según los datos que el Ministerio de Economía y Hacienda ha remitido a la Federación de Municipios y Provincias (FEMP).

Más información

Es decir, que el dinero que el Gobierno central envía a las entidades locales para este año y el próximo supera por muy poco el que recibieron en 2006, antes de que la crisis sacara sus garras. Pero este no es el único problema para las arcas locales, que soportan una deuda total que roza los 30.000 millones.

Los ayuntamientos, quejosos por las trabas para buscar fuentes de financiación alternativas, se han embarcado en una guerra con el Ministerio de Economía. Reprochan al departamento que dirige Salgado no haber puesto en marcha la línea del ICO destinada a los municipios, que según la ley debería haber empezado a funcionar hace un mes. Y que el ministerio les impida endeudarse a largo plazo a partir del 1 de enero de 2011.

También piden un periodo de carencia para los 1.500 millones que los municipios tendrán que devolver el próximo año por el dinero de más que les anticipó el Gobierno central en 2008. Para reintegrar esta cantidad disponen de un plazo de cinco años, en 60 mensualidades. Una cantidad casi nimia si se compara con los más de 4.000 millones con cargo a 2009. La responsabilidad de estas devoluciones es de Hacienda, que hizo una previsión de ingresos demasiado optimista y ahora reclama el dinero de más que anticipó.

El Ayuntamiento de Madrid -agobiado por una deuda enorme, que supone un cuarto del total de España- propondrá a la FEMP que los municipios no devuelvan estas cantidades al Gobierno central hasta que se apruebe una nueva financiación local. "Es lo mismo que hicieron las comunidades autónomas, que ya han tenido una mejora sustancial en su financiación", sostiene el concejal de Hacienda de Madrid, Juan Bravo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de agosto de 2010.

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50