Víctimas de los abusos de curas belgas recurren a Estrasburgo

Walter Van Steenbrugge, abogado de varias víctimas de abuso sexuales presuntamente perpetrados por sacerdotes belgas, ha iniciado un procedimiento de urgencia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo por violación del derecho de acceso a la justicia, según publicó ayer la prensa del país. El recurso se acordó tras la decisión el viernes de la Sala de Apelación de los juzgados de instrucción de Bruselas, que considera irregulares los registros del 24 de junio en la catedral de Malinas, sede del arzobispado de Malina-Bruselas.

La decisión judicial impedirá que los documentos recogidos por el juez de instrucción del caso, Wim de Troy, puedan ser incorporados como pruebas en el procedimiento que investiga las sospechas de "abusos sexuales cometidos en el marco de una relación pastoral" y protección de sacerdotes por parte de la jerarquía eclesiástica. En el registro del pasado junio, el juez ordenó la recogida de documentos en el palacio episcopal y en el domicilio privado del cardenal Godfried Danneels, ex primado de Bélgica. Entre el material se encontraban los expedientes de 475 víctimas, que la comisión que preside el psiquiatra Peter Adriaenssens ha identificado.

Más información

Actuación irregular

La Fiscalía General y la de Bruselas han optado por el secreto de las actuaciones dada la "sensibilidad" del asunto. El juez Wim de Troy había pedido la confidencialidad de las decisiones judiciales, pero el abogado del cardenal anunció que la resolución de la sala consideraba irregulares las actuaciones del juez y expresó su confianza en que el caso fuera archivado.

Van Steenbrugge criticó la "arrogancia de la justicia" por su negativa a dar a conocer la resolución judicial. El último episodio de los escándalos por abusos sexuales por parte de curas belgas estalló en abril cuando el obispo de la diócesis de Brujas, Roger Vangheluwe, fue cesado por el Papa tras reconocer que había abusado de un menor cuando era sacerdote. La víctima era su sobrino y la semana pasada la prensa divulgó que el obispo pagó a la familia para que no denunciara hasta que el delito no hubiera prescrito.

Durante las investigaciones judiciales se abrieron parcialmente dos tumbas de antiguos cardenales en la catedral y se incautaron del ordenador personal de Danneels. Actuaciones que provocaron una protesta del Vaticano a las autoridades belgas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50