Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell Jurídic ve negligencia de la Generalitat en la muerte de un menor

El Consell Jurídic Consultiu (CJC), órgano asesor de la Generalitat en materia legal, recomienda al Gobierno autonómico que indemnice a la familia de un niño que murió ahorcado en un centro de menores de Elche en 2007. El CJC vio negligencia en la actuación de la Generalitat, pues el centro depende de la Consejería de Bienestar Social. La entidad propone ahora una indeminización de 140.565 euros.

El menor murió asfixiado en mayo de 2007 tras liarse el cuello con la cinta de una persiana rota que colgaba del exterior de una ventana mientras bromeaba con un compañero.

En un dictamen de febrero de 2009, la entidad consultiva entendió que la actuación de la Generalitat fue negligente al considerar que la administración no cumplió con su deber especial de "cuidado y vigilancia que correspondía al personal del centro".

El niño, de 11 años, residía con su hermano en el centro mientras Bienestar Social tramitaba el acogimiento familiar permanente a favor de sus abuelos, ya que la madre sufría un trastorno mental crónico y el padre rechazaba hacerse cargo de los menores.

La estimación del CJC contradice al Juzgado de Instrucción número 1 de Elche, que tras investigar un posible delito de homicidio por imprudencia grave, sobreseyó la causa tras descartar tanto el suicidio como la intervención de una tercera persona y concluir que fue un accidente y que no hubo voluntariedad. El juzgado, sin embargo, reservaba el derecho de la familia de interponer un recurso contencioso-administrativo.

Según concluyó el juzgado, el centro no había adoptado las medidas oportunas para evitar consecuencias nocivas, pese a que tanto los educadores como la directora del centro conocían el mal estado de la persiana y sabían que los niños jugaban cerca.

Según el CJC, el daño moral de la madre y de los abuelos "queda acreditado" y la propuesta de resolución afirma que, pese a tratarse de un accidente, la muerte pudo haberse evitado si la persiana hubiera estado arreglada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 2010