Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ ANTONIO GRIÑÁN | Presidente de la Junta de Andalucía

"El Gobierno tiene que pisar más el territorio fuera de Madrid"

"Hoy día se oye la voz del presidente Zapatero, la voz del ministro de Fomento, la voz de Rubalcaba y yo diría que muy poco más"

Sevilla
José Antonio Griñán niega que haya brechas en la relación con el Gobierno de Rodríguez Zapatero y entiende que las consultas con las comunidades autónomas se reduzcan por la crisis

El salvapantallas del ordenador de José Antonio Griñán (Madrid, 1946) es una fotografía del Atlético de Madrid de 1960, cuando ganó su primera Copa. La muestra con entusiasmo infantil y recita el nombre de todos los jugadores. Cuando vuelva de vacaciones, ordenador, papeles y libros estarán ya en su nuevo despacho del rehabilitado palacio de San Telmo. Se le ve sereno, aunque pide más presencia del Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Pregunta. ¿Cuál es su balance del curso?

Respuesta. Es un año difícil, la crisis ha seguido destruyendo empleo, aunque en menor cantidad. En los últimos meses se ha podido ver una cierta recuperación. Simultáneamente, se han aprobado en desarrollo del Estatuto leyes importantísimas como la del Agua, las locales, se ha puesto en vigor el nuevo modelo de financiación, se ha cuantificado y liquidado la deuda histórica, la ley del derecho a la muerte digna, se han aprobado bastantes medidas para combatir la crisis económica... Creo que ha sido un curso de muchísima actividad. Todo va a depender de cómo van a funcionar los mercados financieros, si financian la economía y de si somos capaces ya de salir de la crisis creando empleo.

"La Junta hizo todo lo posible para que hubiera fusión entre Unicaja y Cajasur"

"Diremos que sí a la SIP de CajaGranada si supone una caja más potente"

"Zapatero está muy expuesto. Es un presidente que da la cara"

"Hay gente en el Gobierno que no tiene sentimiento de tribu"

"La pregunta sobre la opción de voto no es relevante. Son relevantes otras"

"Las elecciones andaluzas van a ser a principios de marzo de 2012"

"La mejor reforma laboral es una buena política de vivienda de alquiler"

"Algún voto particular de la sentencia del Estatuto da susto"

"Si el partido me lo propone seré el candidato en las elecciones andaluzas"

P. ¿Qué han hecho ustedes mal en Cajasur?

R. Pues que el consejo de Cajasur dijo que no a Unicaja.

P. ¿La Junta no tiene ninguna responsabilidad?

R. Ninguna, ninguna. La Junta hizo todo lo posible porque hubiera una fusión a tres, entre Unicaja, Cajasur y Caja de Jaén. Cuando está todo prácticamente terminado y sin saber por qué la mayoría del consejo de administración de Cajasur dice que no. Esa es la razón por la que se frustra todo, no hay otra.

P. La negociación entre Cajasur y Unicaja estuvo abierta 10 meses. ¿Podían haber empujado a Unicaja para acortarla?

R. Pero, hombre, si yo no sabía cómo se estaba negociando ¿cómo voy a empujar? No puedo meter la política en una fusión que tiene que tener un elevado nivel de componente técnico. Pensar que la responsabilidad está en Unicaja es no saber lo que ha ocurrido.

P. Dijo que el Banco de España pudo haber hecho más, ¿qué?

R. Lo mismo que ha hecho con Caja Mediterráneo (CAM). La CAM decía que no a un Sistema Integrado de Protección (SIP) apalabrado y al final ha dicho que sí. El Banco de España tiene instrumentos para forzar a que un órgano de dirección de una caja haga lo que es razonable. En este caso, lo razonable era la fusión, podía haber presionado un poquito más o haberle indicado las responsabilidades en las que incurrían de no hacer la fusión.

P. ¿La Junta va a autorizar el SIP de CajaGranada?

R. CajaGranada coge un camino cuando no existe ninguna otra posibilidad. Hay un momento en que Cajasol va a hacer un SIP con otras cajas, Unicaja está en la fusión con Cajasur y Jaén, y Granada que se queda sola, no un verso suelto, va hacia un SIP hacia el Mediterráneo. Si todo está conforme a la voluntad del órgano y va a significar una caja más potente, pues diremos que sí.

P. Las dos únicas cajas netamente andaluzas que quedan son Unicaja y Cajasol. ¿Confía en los dos presidentes para que hagan la fusión?

R. Ellos son los que tienen que decidir en función de los parámetros que tenga cada una de las cajas, de los resultados, de las plantillas si hacen o no la fusión. Han dicho que sí, que van a iniciar los contactos, y han encargado a sendas entidades de evaluación cuáles son los términos en que se debería producir esa fusión y si da como resultado que es viable avanzarán.

P. ¿Una fusión entre iguales?

R. Eso es lo que se está valorando. Cuánto vale una y cuánto otra. Cómo pueden ser los términos de la fusión. Ahora mismo, no tengo una opinión, porque no tengo ningún informe técnico al respecto. Parece que es un poco más grande Unicaja y parece que sus indicadores son más sólidos y parece que históricamente estuvo mejor gestionada Unicaja que El Monte o San Fernando y que incluso las remuneraciones de personal de Unicaja son algo más bajas que las otras dos. Todo eso tendrá incidencia en lo que será la nueva caja.

P. ¿Cómo se va a adaptar la ley andaluza de cajas a la estatal?

R. En cumplir exactamente lo que dice que la ley nacional. La Lorca no impone sino que permite una serie de operaciones de captaciones de capitales en los mercados. No vamos a negar esa posibilidad, pero como dice la propia ley es voluntaria no obligatoria. Vamos a dejar que sean los propios consejos de las cajas los que determinen en qué medida pueden utilizar las cuotas participativas si tienen participación o no en los consejos con derechos políticos y si quieren establecer una entidad financiera que sea las que les lleve parte o todo el negocio. Eso lo tienen que decidir las cajas, no yo.

P. ¿Van a limitar los mandatos?

R. Eso lo veremos. Es lógico que siga habiendo como ahora una limitación por edad y por tiempos. ¿Más restrictiva? No, no necesariamente.

P. ¿Es verdad que Javier Arenas le dio detalles sobre la modificación de la Lorca?

R. No, no es verdad. Estuvimos hablando de lo que sabía uno y otro. A mí me había informado bastante gente ya sobre ese tema y sabía por dónde iba la posibilidad de las cuotas participativas con derechos políticos y la posibilidad de que pusieran el negocio en un banco.

P. ¿A qué atribuye entonces que el número dos del PSOE andaluz [el secretario de organización, Rafael Velasco] se quejara en el comité federal de descoordinación?

R. Por parte del Gobierno de España, del Ministerio de Economía, no recibí información sino prácticamente un día antes de que se produjera la aprobación del decreto ley.

P. ¿Eso es normal?

R. No fui yo solo, fueron todos los presidentes de las comunidades autónomas.

P. Con la crisis, las autonomías han perdido capacidad de participar en la toma de decisiones en las que tienen competencias.

R. Con las leyes económicas ha pasado siempre. Cuando se toman decisiones en momentos de crisis que todas ellas son competencias del Gobierno de España, el periodo de consultas es mínimo. No hemos tenido una crisis financiera de esta dimensión. El efecto contagio ha sido brutal. Se han tomado decisiones que nunca se habían tomado en Europa... Ante eso poco puede decir una comunidad.

P. En vivienda, el Gobierno central ha tomado una decisión que cuestiona su política de VPO.

R. En este caso es un desacuerdo, pero le podría poner otros muchos acuerdos en comisiones sectoriales. En dependencia, en empleo o con el Plan E. Comparto con el Gobierno de España que la vivienda ha de favorecer el alquiler. Es uno de los grandes problemas. Siempre he mantenido que la mejor reforma laboral es una buena política de vivienda de alquiler, pero dicho esto, no vamos a ser tan extremistas que digamos rehabilitación y vivienda en alquiler y nada más.

P. ¿Hay una brecha con el Gobierno de Zapatero?

R. No, en absoluto. Hay una relación enormemente fluida. Con el Gobierno de Zapatero, Andalucía ha recuperado todos los derechos que le habían sido negados durante ocho años de Gobierno del PP. No podemos decir bajo ningún concepto que no haya habido coordinación y que el Gobierno de Zapatero no haya mirado los intereses de Andalucía. Otra cosa es que creo que el Gobierno de Zapatero, salvo el ministro de Fomento, viaja poco por España. Y no digo por Andalucía, sino por el conjunto de España. Hoy día se oye en el Gobierno de España la voz del presidente, la voz del ministro de Fomento, la voz de Rubalcaba y yo diría que muy poco más. Es verdad que es un Gobierno que tiene que pisar más el territorio y debería hacerlo.

P. ¿Y a qué lo atribuye?

R. No lo sé. El Gobierno de España por mucho que tengan las competencias atribuidas las comunidades autónomas sigue siendo un Gobierno de territorio y su territorio es toda España. Es una cuestión que debemos entender todos porque se le ve poco y se ve demasiado a Zapatero. Madrid no es España. Son muy importantes los medios de comunicación de Madrid, pero no son los de toda España y no pensemos que haciendo solo foros en Madrid está hecho todo.

P. ¿Cree que los ministros están replegados?

R. No, no, creo que están gestionando mucho lo suyo y mucho en Madrid, pero tienen que salir más. Que vean a Pepe Blanco. [Alfredo Pérez] Rubalcaba no puede hacerlo porque tiene un ministerio [del Interior] más de Estado. Pero yo le he oído hablar de la reforma laboral. Al presidente y a Rubalcaba, dentro del Gobierno. Y si hablamos de las pensiones, igual, o de la estrategia de la sostenibilidad, lo mismo. Falta un poquito de difusión. Estoy encantado de que venga cualquier ministro.

P. ¿Zapatero está muy expuesto?

R. De que Zapatero está muy expuesto no cabe la menor duda. No he visto a ningún presidente que dé tanto la cara. Es un presidente valiente porque ha sido capaz de atreverse a mantener la autonomía de la política. Muchas de las críticas feroces que ha recibido son por eso, por mantener la autonomía de la política frente a grupos que pretenden que su ideología se convierta en ley. Bibiana Aído da la cara también... Y Trinidad Jiménez.

P. ¿Y Chaves?

R. Está dando la cara en política territorial, puede darla también en otro tipo de política. Pero sí, yo le he visto en mítines hablar del Gobierno, es de los que sí lo hacen porque además es presidente del partido. Pero hay otra mucha gente que, a lo mejor porque no tiene ese sentimiento tan poderoso de tribu, lo hace menos. No voy a decir quién.

P. ¿Mantiene contacto fluido con los ministros andaluces?

R. ¡Bueno, todos los días! Mis llamadas al presidente del Gobierno son una décima parte de las que hago a Chaves, Rubalcaba o Bibiana Aído. A Moratinos, que ha hecho una labor espléndida, un poquito menos, aunque también durante la presidencia de España en la UE y con temas de Gibraltar.

P. ¿Le molesta que digan que tiene menos peso político que Chaves?

R. No, en absoluto. ¿Por qué? Él es el presidente del partido.

P. En el tema de las cajas.

R. Bueno, a mí no se me han rebelado dos cajeros. ¿Verdad que no? Y no he tenido tampoco a [Miguel] Castillejo. En el tema de las cajas, desde 2004, que yo estoy con esa responsabilidad, se ha avanzado muchísimo. Volvió a la tutela Cajasur, se reconoció a la Diputación de Córdoba como entidad fundadora, se unieron El Monte y San Fernando, se unieron Unicaja y Caja de Jaén.

P ¿Qué quiso decir en el comité director cuando dijo que rechazaba los acuerdos bilaterales para reabrir el debate del Estado autonómico? ¿Se refería a Cataluña?

R. La aplicación de la sentencia sí se puede hacer bilateralmente, la desconcentración del poder judicial se puede hacer por ley orgánica. Esa negociación bilateral no me parece mal, lo que me parece mal es que, aprovechando la sentencia, haya también un grupo ultra nacionalista que haya venido a decirnos que esto ya demuestra que Cataluña no puede estar con España. Eso es una aberración. De la misma manera que no se puede negociar con quienes quieren volver a una España centralista, me parece innegociable también hacerlo con aquellos que pretenden que la Constitución no sirve. Por cierto, he leído algún voto particular sobre la sentencia del Constitucional del Estatuto de Cataluña que no solo no comparto, sino que da susto.

P. La reforma laboral contempla despidos con previsiones de pérdida en una empresa, ¿qué opina?

R. He sido de las pocas personas que ha defendido la reforma laboral desde el primer momento. Si hablamos de las medidas en concreto, puedo tener mayores discrepancias. En esa fórmula de despido habría que añadir algo muy sencillo: una empresa para poder ajustar su plantilla porque o no tiene ingresos o porque prevé pérdidas o las tiene debería demostrar siempre que ha hecho los deberes. Es decir, que ha innovado, ha introducido nuevas tecnologías, que ha formado a sus trabajadores y que a pesar de todo le ocurre eso. Sí estoy de acuerdo en fórmulas de despido como esta cuando son para salvar empresas eficientes y que han hecho los deberes. No sé si en la reforma está claro, pero ese debería ser el sentido.

P. ¿Cree que el electorado socialista entiende esa reforma?

R. Entiende todo que se le explica bien.

P. ¿Y se está explicando bien?

R. No lo sé, ahora es el momento de explicarlo. La reforma laboral solo se entiende desde el nuevo modelo productivo. Si no cambiamos el modelo productivo, la reforma laboral es simplemente algo que incide en el equilibrio de poder de una empresa. Da más poder a unos o a otros.

P. ¿Qué le preocupa más de las encuestas, lo mal que está el PSOE de Andalucía o el PSOE en Andalucía?

R. Las encuestas nos dicen que el PSOE es el partido más valorado de la misma manera que el Gobierno está más valorado que la oposición en Andalucía. Me preocupa la baja valoración del Gobierno de España y segundo, de la política. La pregunta sobre la opción de voto es muy aleatoria. Esa pregunta no es relevante. Me preocupa que el voto socialista en general sea menos estable que el de la derecha. El trasvase de votos que hay es muy pequeño. Se irán a la abstención o la izquierda. Creo que la actuación del Gobierno de España en los últimos meses le va a dar réditos positivos.

P. A la vista de la baja valoración del Gobierno de Zapatero ¿unas elecciones conjuntas le perjudicarían?

R. Nunca se sabe, hay gente que discrimina el voto. El Gobierno de España terminará siendo un factor de arrastre. No sé si van a ser conjuntas o separadas. Lo único que sé es que las elecciones andaluzas van a ser a principios de marzo de 2012. Hay estabilidad política y no hay por qué cambiar la fecha.

P. ¿Cree que en las elecciones municipales se la juega como secretario general del PSOE?

R. En 1995, los ochos alcaldes de las capitales andaluzas eran del PP. En 1996, una semana antes de las elecciones, una encuesta de EL PAÍS decía que ganaba el PP por seis puntos y medio. Las ganamos por 11,5. La política es así. Las elecciones autonómicas las vamos a ganar, como siempre. Las elecciones municipales, también.P. Pero lo que dicen las encuestas es que el PP puede ganar en el conjunto de Andalucía, no solo en las capitales.

R. Cuando lleguemos al río, cruzaremos ese puente.

P. ¿Se replantearía su candidatura a la Junta con un mal resultado en las municipales?

R. Soy el presidente de la Junta y, lógicamente, si el partido me lo propone seré el candidato en 2012.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 2010