Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El viaje de Moratinos a Cuba

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se encuentra en la isla de Cuba. Amnistía Internacional (AI) fue clara en su reciente informe: que el contacto entre los Gobiernos de España y Cuba no se ciña solo a la situación de los presos de conciencia, si no que se incluyan cuestiones como la "grave situación de derechos humanos" en general.

Todos los demócratas españoles debemos apoyar esta petición de AI para que el Gobierno español exija, a través de Moratinos, no solo la liberación de los 167 presos políticos que aproximadamente hay en la isla, si no también el cese del clima de represión, de los ataques a periodistas independientes, de todos los abusos que se comenten a diario contra los cubanos.

Y sobre todo, que la dictadura castrista permita que la isla hermana avance, por fin, hacia la democracia y el Estado de derecho. Félix Urosa. Responsable de Comunicación de Solidaridad Española con Cuba. Madrid.

En estos momentos, en los que todos aquellos que trabajan en la defensa de los derechos humanos y la democracia, obtienen los réditos de su labor, sentando de nuevo al dictador Videla ante los jueces para que responda por sus crímenes, el ministro de Asuntos Exteriores de España ha dado un paso atrás en este campo.

No me imagino a un demócrata progresista pidiendo hace unos años a unos opositores que cesaran en su lucha contra una dictadura, como las de Videla, Pinochet o Franco. Precisamente esto es lo que acaba de hacer Moratinos, al "sugerir" a Fariñas que ya ha conseguido sus objetivos y que lo mejor sería abandonar su actual huelga de hambre.

Olvida nuestro ministro que hoy mismo hay más de 10 millones de cubanos sobreviviendo bajo un régimen totalitario, que muchos son detenidos y al menos un centenar de ellos está en la cárcel por luchar por los derechos básicos que él o yo disfrutamos cada día -como el de la libertad de expresión que ahora mismo estoy usando-, y que para poder vivir en libertad miles de cubanos han tenido que emigrar.

Hay que darle una oportunidad al diálogo, y en eso coincido con Miguel Ángel Moratinos, pero este debe conducirnos con pasos claros, rápidos y agigantados hacia el fin de una dictadura, que como todas ni es de derechas ni de izquierdas. Lo contrario es ofrecer tiempo a los hermanos Castro y robárselo a todos los cubanos que aspiran a vivir en democracia y libertad. Pedirle a los Fariñas de Cuba que se rindan no es el camino, son los Castro los que deben abandonar. Juan José Carmona. Sevilla

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2010