Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lleida es la primera ciudad que prohíbe el velo integral

Lleida se ha convertido en la primera ciudad española en prohibir los velos integrales -burka y niqab- en todos los edificios y equipamientos municipales. La propuesta fue apoyada ayer por 14 concejales socialistas, seis de CiU, dos del PP y un edil no adscrito. ERC se abstuvo, mientras que IC votó en contra.

La moción, que fue promovida por CiU y consensuada después con los otros grupos, plantea una modificación de la ordenanza de civismo y convivencia e insta al Gobierno y la Generalitat de Cataluña a que regulen los velos integrales en la vía pública, después de que un informe jurídico del equipo municipal concluyera que los ayuntamientos no están capacitados para legislar sobre su uso en ese ámbito.

La propuesta se aprobó después de un intenso y acalorado debate entre partidarios y detractores de la prohibición del acceso a los edificios municipales de las mujeres que lleven esa prenda que impide la identificación y comunicación visual. El burka cubre por completo todo el cuerpo de la cabeza a los pies, y solo permite la visión por una rejilla, mientras que el niqab llega hasta la cintura.

Los partidarios de la prohibición argumentaron que ambas prendas atentan contra la dignidad de las mujeres, son discriminatorias, impiden su integración y vulneran el principio de igualdad entre sexos. Los detractores consideran que se trata de un debate electoralista e inoportuno y opinan que la polémica generada es artificial, inoportuna y contraproducente.

"Falso debate"

El ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, entiende que la decisión del Ayuntamiento de Lleida supone crear un "falso debate", pidió sentido común al abordar estas cuestiones y apostó por fomentar el espíritu de acogida que caracteriza a España.

Por su parte, la vicepresidenta del Congreso y diputada socialista por Lleida, Teresa Cunillera, que asistió al pleno municipal, consideró que la cámara tendrá que debatir algún día la prohibición "como método de anulación de la mujer".

El líder de CiU, Artur Mas, recordó que la de Cataluña y los países occidentales es "una cultura de cara descubierta". Barcelona, que también tiene alcalde socialista como Lleida, anunció ayer que no seguirá el camino de aquella ciudad de modificar la ordenanza del civismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de mayo de 2010