El mayor ajuste de la democracia

El PSOE asume en solitario el coste del recorte social

CiU, PNV y CC se inclinan por abstenerse el jueves

El PSOE está dispuesto y hasta resignado a convalidar el jueves en solitario el decreto con los recortes sociales y a asumir sin apoyos el coste político que lleva aparejado. Ha mirado a su derecha y a su izquierda y ha comprobado que difícilmente algún otro grupo parlamentario va a votar sí al decreto. Tiene la tranquilidad de que, al menos, la mayoría de los partidos no votarán en contra y, por tanto, facilitarán con su abstención la convalidación del decreto más difícil de José Luis Rodríguez Zapatero.

Al Gobierno, no obstante, le hubiera gustado dar imagen de fortaleza ante Europa y los mercados con una votación casi unánime el jueves.

Fuentes socialistas que han participado en los contactos avanzaron ayer este escenario. Si de aquí al jueves hay algún cambio será para mejor, es decir, que alguno de los grupos abonados a la abstención pasará al sí. Según estas fuentes, también el PP terminará por abstenerse; aseguran, para sostener su versión, que el partido de Mariano Rajoy no ha sido ajeno a las presiones que han llegado desde Europa.

Los socialistas confían en la presión de la UE para sacar adelante el decreto

Más información

CiU no decidirá hasta esta tarde la posición definitiva, que formalmente oscila entre la abstención y el sí. En ningún caso el no, tal y como ha transmitido ya su portavoz, Josep Antoni Duran Lleida, a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, durante el fin de semana. Con la tranquilidad de la abstención de CiU, el PSOE ni siquiera ha tenido que presionar en exceso a los otros dos posibles socios, PNV y Coalición Canaria.

Los nacionalistas vascos volvieron a discutir ayer su posición en la ejecutiva del partido y también será, salvo sorpresa, la abstención. Eso sí, con muchas críticas, porque el PNV discrepa de muchos apartados del decreto aprobado por el Consejo de Ministros el pasado jueves.

Una posición similar mantiene Coalición Canaria, que reunió ayer a su dirección. Ana Oramas defenderá el jueves la abstención, aunque miembros de su partido sostenían que había que votar en contra. Con esas abstenciones, al PSOE no le preocupa el voto en contra seguro de los partidos de izquierda: ERC, BNG, ICV, IU y NaBai.

Y para completar la incomodidad del Gobierno y del PSOE en el Congreso, fuentes socialistas mostraron ayer su temor ante la posibilidad de volver a perder hoy votaciones en el Pleno.

Así, el PP ha presentado una moción con trampa que reproduce literalmente el artículo del pacto de Toledo que obliga a revalorizar las pensiones al margen de coyunturas económicas. Varios grupos aseguran que es imposible no votarla, aunque le incomode al PSOE. Algo parecido ocurre con otra moción del PP que vuelve a incidir en uno de sus puntos en la reducción de ministerios, y con otra sobre bajada del IVA para la Dependencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50