Contra la fatiga política, más campaña

Los partidos ignoran la desafección y avanzan los actos electorales varios meses

¿El 17 de octubre? ¿El 24? ¿No hay un puente el fin de semana del 30 de octubre? ¿Puede afectar el día 7 al calendario la visita del Papa? No se sabe cuándo serán las elecciones al Parlament de Cataluña, pero la carrera por seducir a los votantes ya está en marcha desde hace tiempo. Jaume Collboni, el jefe de campaña del PSC, sostenía el viernes que miles de socialistas esperaban el pistoletazo de salida para empezar a actuar, pero lo cierto es que en la calle de Nicaragua, como en el resto de sedes de partidos, están inmersos ya en una campaña que vive con la incertidumbre y la espada de Damocles por si se produce la sentencia sobre el Estatuto.

Todas las encuestas del Centro de Estudios de Opinión (CEO) alertan sobre la fatiga que sufren los ciudadanos respecto a la política, pero esa percepción no ha impedido a los partidos forzar su máquina propagandística. El mismo rostro del presidente José Montilla se puede ver, por ejemplo, en los autobuses urbanos de Barcelona bajo el lema Segueixo creient. El presidente de la Generalitat ha sido el último en ser proclamado candidato, pero pisa fuerte. Ahora, hay días que rellena su agenda institucional con actos electorales. Y se producen entonces situaciones tan pintorescas como éstas: Montilla, en 24 horas, dio dos versiones de su reunión con Mariano Rajoy, líder de la oposición. La primera en el Palau y, un día después, en el partido. El contenido era similar pero el tono, no, mucho más mitinero en el segundo caso.

Más información

David Madí, jefe de campaña de Convergència i Unió (CiU), dice que no recuerda haber visto con tanta antelación el rostro de un presidente de la Generalitat viajando en autobús. Pero no cree que esta precampaña sea muy distinta a la de otras anteriores porque su calendario está siendo el mismo de otras elecciones. Y apunta que dentro de dos semanas también empezará a verse el rostro de Artur Mas en campaña.

Mientras buscan formatos electorales imaginativos, intentando no centrarse solo en el mitin clásico, los seis jefes de campaña con representación parlamentaria actúan de avanzadilla intercambiándose propuestas sobre cómo actuar: de juego limpio (CiU); sobre no utilizar la inmigración (PSC e ICV-EUiA); de celebración de cinco debates (PP) o de contención de gastos (ERC) en plena crisis. La fiesta ya ha empezado mientras, desde bastidores, observan los responsables de otros partidos (Reagrupament, Plataforma per Catalunya, UPiD) que aspiran a entrar en la Cámara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50