El sector pesquero exige que se le dé voz ante la UE

Las cabezas visibles de armadores, cooperativas del mar, cofradías y la industria transformadora empañaron ayer la foto de la ministra Elena Espinosa en su bienvenida a los titulares europeos de Pesca al reclamar todos a una la atención de Bruselas ante la reforma de la Política Pesquera Común (PCP) que arrancó su andadura con el consejo informal en el Museo do Mar de Vigo. Una Europa sorda a las inquietudes del sector que apuesta por una pesca sostenible y responsable. Y es que el esfuerzo de la flota española por adaptarse a la normativa europea se ha cobrado más de 10.000 buques de los 21.000 registrados en 1986 y buena parte de las tripulaciones: de los 128.000 marineros de 1998 se pasó en diez años a 68.000. Espinosa abogó por una PCP que "permita seguir manteniendo a la gente y los recursos". Los 27 abordaron las conclusiones del Libro Verde de la pesca y continúan hoy con las aportaciones de la conferencia del pasado fin de semana en A Coruña.

Desde la entrada de España en la UE el "sacrificio" de la flota ha sido "tremendo", recordó Javier Garat, presidente de Cepesca, en el otro lado de la ciudad. Una de las respuestas está en la ciencia y es que se desconoce el estado de "alrededor del 59% de las poblaciones de peces de la UE", lo que lleva al principio de precaución, que va en contra de los intereses de los pescadores. Más taxativo fue José Manuel González, secretario general de la Federación Nacional de Cofradías. "Nuestros pescadores no pueden ser una especie a extinguir", dijo González, quien reclamó de los gobiernos europeos una colaboración "transparente".

"De abajo a arriba"

Las peticiones convergen en una "reforma en profundidad de la actual política comunitaria" que empiece por la toma de decisiones, "de abajo a arriba", y con atención a las zonas altamente dependientes de la pesca, como Galicia. Javier Touza, presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo subrayó la necesidad de que las propuestas lleguen al Parlamento "consensuadas" por administraciones, sector privado y científicos. No obstante, una de las prioridades es derogar el actual sistema de cuotas por la posibilidad de transferir los derechos de pesca. Juan Manuel Vieites, secretario de Anfaco, puso en manos de los acuerdos con países terceros el futuro del empleo en el sector transformador y comercializador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de mayo de 2010.