El dueño de Martinsa ganó 2,63 millones en 2009

El presidente y primer accionista de la inmobiliaria Martinsa Fadesa, Fernando Martín, percibió una remuneración de 2,63 millones de euros en el ejercicio 2009, un 19,2% menos que la cantidad de 3,51 millones cobrada el año anterior.

Martín recibió esta retribución por su puesto de consejero ejecutivo de Martinsa, sociedad que se convirtió en icono de la explosión de la burbuja inmobiliaria cuando en julio de 2008 protagonizó la mayor suspensión de pagos de la historia empresarial española, que aún no ha superado.

En conjunto, Martinsa Fadesa pagó a su consejo de administración 3,26 millones de euros en 2009. La remuneración asignada a las dos personas que componen la alta dirección fue de 603.000 euros, según el informe anual de gobierno corporativo de la compañía remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Martinsa Fadesa prevé comenzar a pagar la deuda de 7.000 millones de euros con que se declaró insolvente en un plazo de seis meses a contar desde la fecha en que logre aprobar el convenio de acreedores y el calendario de pagos que presentó hace más de un año. El primer pago estaba fijado para "antes del 31 de mayo de 2010", cuando la inmobiliaria debería abonar el importe equivalente al 2% del principal de sus créditos con sus intereses.

Riesgo de liquidez

En su informe anual, Martinsa Fadesa indica que "ha centrado sus esfuerzos" en la elaboración del plan de viabilidad que sirva de base para cumplir con el convenio de acreedores, así como en "obtener la liquidez necesaria para mantener la actividad" pese a la situación de concurso.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En este sentido, la sociedad indica que "el riesgo de liquidez en el entorno económico actual es la principal amenaza para el grupo" y podría verse obligada a realizar "desembolsos no previstos derivados de los distintos procesos judiciales que actualmente tiene en marcha".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS