El acoso al juez Garzón

Varela expulsa a Falange del 'caso Garzón' por una sutileza legal

Manos Limpias, que ha seguido sus indicaciones, continúa con la acusación

El juez Luciano Varela, instructor de la causa contra Baltasar Garzón por tratar de investigar los crímenes del franquismo, expulsó ayer del proceso a Falange Española de las JONS, por medio de una sutileza legal, como es la interpretación del plazo para la presentación del escrito. Falange ejercía la acción popular y solicitaba 20 años de inhabilitación para el magistrado por delito de prevaricación. La otra acusación popular, el pseudosindicato ultraderechista Manos Limpias, que también reclama 20 años de inhabilitación para Garzón, y resulta por tanto imprescindible para continuar con el proceso, sí consiguió cumplimentar con éxito el requerimiento siguiendo las indicaciones de Varela.

La presentación de recursos no paraliza el procedimiento
Si el instructor abriera el juicio oral depararía la suspensión del juez
El juez considera que el recurso de Falange incumple el plazo impuesto
Las asociaciones de víctimas creen que es una "operación de maquillaje"
Más información
Un plazo estricto
Garzón recusa a Varela por parcialidad e interés en el pleito
Representantes de la ONU y de 26 Estados firman una declaración de apoyo a Garzón
Varela retrasa su decisión sobre la recusación de Garzón
El Supremo rechaza las recusaciones de las víctimas
FE de las JONS recurre su exclusión de la causa
Las discusiones sobre el juez incendian Internet
Garzón acusa a Varela de "asesorar jurídicamente" a Falange y Manos Limpias
Intoxicación
El PP abandona la polémica del Supremo y vuelve a la crisis

El pasado jueves, el juez Varela había dictado una resolución por la que declaraba que los escritos de acusación presentados por las acusaciones populares, tanto Falange como Manos Limpias, no cumplían los requisitos legales, porque no se ceñían a los hechos e incurrían en valoraciones sobre circunstancias ajenas al proceso. Por ello dio una serie de indicaciones a los querellantes para que subsanasen los defectos que presentaban sus escritos de acusación y los acomodasen a la legalidad en el plazo de una audiencia.

Falange ya ha anunciado que el próximo lunes recurrirá la decisión del juez por considerar que su apartamiento del proceso obedece a "cuestiones ideológicas", mientras que en medios de las asociaciones de memoria histórica estiman que la expulsión de la formación política obedece a una "operación de maquillaje", ya que no queda estético que el grupo que se sublevó contra el Gobierno legalmente constituido en 1936 sea el que lleve al banquillo de los acusados al juez que pretendía investigar su presunta participación en miles de desapariciones forzosas y crímenes contra la humanidad.

En la providencia dictada ayer, Varela razona que el procurador de Falange no había atendido al requerimiento formulado para subsanar los defectos en el escrito de acusación, por lo que "se le tiene por precluido en su derecho a formular acusación y apartado de la querella". Varela, sin embargo, da por cumplimentado el requerimiento por parte del pseudosindicato ultraderechista Manos Limpias y de la Asociación Libertad e Identidad, que actúan bajo la misma dirección letrada.

En la resolución por la que rechazaba los escritos de acusación, Varela llegaba a decir del presentado por Falange que "lejos de limitarse a la mera descripción de los hechos, se extiende en múltiples valoraciones de tal suerte que resulta arduo diferenciar cuales sean los hechos cuya verdad o falsedad ha de ocupar la defensa del acusado y a cuya acreditación ha de orientarse la actividad probatoria".

Aunque el escrito de Falange fue presentado durante la mañana del viernes, la Sala Penal tendrá muchas cosas que resolver en breve, desde el recurso de Garzón a esa facilidad otorgada por Varela para subsanar defectos a las acusaciones, hasta el recurso de Falange contra la decisión de apartarle del procedimiento.

Mientras, como nada tiene efectos suspensivos, Varela podría acordar la apertura de juicio oral para suspender a Garzón.

El juez Luciano Varela, a la salida del Tribunal Supremo.
El juez Luciano Varela, a la salida del Tribunal Supremo.LUIS SEVILLANO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS