Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo cita a Botín sobre el patrocinio de los cursos de Garzón

El juez del Tribunal Supremo Manuel Marchena, que instruye la causa abierta al juez Baltasar Garzón por el patrocinio por el banco Santander de dos cursos que el juez dirigió en la Universidad de Nueva York (NYU) en 2005 y 2006, ha citado como testigo para el 12 de mayo al presidente del Grupo Santander, Emilio Botín.

La decisión de citar a Botín fue adoptada de oficio por el instructor, pero constituye el mejor de los triunfos para los abogados querellantes, que podrán interrogar al banquero a placer. Uno de ellos, Antonio Panea, es un viejo enemigo de Botín, bien conocido como reventador de las juntas de accionistas del banco Santander. José Luis Mazón es uno de los abogados del entorno de Mario Conde. Ambos acusan a Garzón de "dejarse untar" por Botín, por haber archivado una querella en la que el fallecido colega de Panea, el abogado convicto Rafael Pérez Escolar, reclamaba más de 8.000 millones de las antiguas pesetas (más de 48 millones de euros) al presidente del Santander. La prueba más seria sobre la que sostienen su acusación los dos abogados es una carta en la que Garzón agradece a Emilio Botín el patrocinio para los dos seminarios con el encabezado "Querido Emilio". En ella le agradece el apoyo al Seminario sobre Derechos Humanos, "que se celebrará si disponemos de financiación suficiente" y en la que termina: "Te adjunto la propuesta y el presupuesto". En otra carta similar se despide con un: "Te mando un gran abrazo". En su reciente interrogatorio de cinco horas por Marchena, Garzón exhibió cartas con encabezamientos similares enviadas a dirigentes del PP como Rodrigo Rato y Esperanza Aguirre.

El juez Marchena sometió ayer a un duro interrogatorio de tres horas a la funcionaria de Justicia María del Mar Bernabé, quien negó haber trabajado como asistente del juez en Nueva York. Dijo en cambio que fue la propia Universidad la que la contrató por su currículo profesional. Otros dos testigos del centro Rey Juan Carlos de la NYU no comparecieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de abril de 2010