Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón: "Las escuchas nunca fueron lo más relevante"

El juez Baltasar Garzón, al que dos magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Madrid atribuyen haber ordenado una medida similar "a la tortura" con la intervención de comunicaciones en la cárcel de supuestos corruptos con sus abogados, considera que la anulación de las escuchas no supone un freno a la investigación.

Según declaró ayer en Sevilla, la causa "no se centra sólo" en las escuchas telefónicas en prisión y éstas "nunca fueron lo más relevante" del proceso. "Una causa judicial no se centra sólo en unas observaciones telefónicas, que no son la parte más importante, ni siquiera relevante, nunca lo fueron. Otra cosa es lo que se decía en los medios", añadió.

Antes de producirse la intervención de las comunicaciones en la cárcel, Garzón había recabado cientos de pruebas sobre las actividades de corrupción vinculadas a administraciones del PP mediante escuchas telefónicas a los sospechosos, vigilancias policiales, petición de informes a organismos públicos, comisiones rogatorias para investigar las sociedades que la trama corrupta tenía desperdigadas por paraísos fiscales e interrogatorios a ex miembros de la red delictiva.

Garzón aseguró que estaba de acuerdo con la apreciación que la víspera hizo el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, en el sentido de que la causa tiene aún recorrido, pese a la anulación de las escuchas.

Tres jueces en contra

"Hay una interpretación", señaló Garzón, "que ha tomado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por dos votos a uno, mientras que por nuestra parte hay tres jueces que opinaron de manera distinta". Se refiere a él mismo, al instructor de la causa en el Tribunal de Madrid, el magistrado Antonio Pedreira, y a José Manuel Suárez Robledano, quien ha emitido un voto particular a favor de validar la intervención de las comunicaciones a los cabecillas de la trama corrupta en la cárcel.

Garzón concluyó recordando que "ningún ciudadano está exento de una investigación judicial. Cuando se toman las decisiones con arreglo a derecho y a las normas vigentes, deben prosperar, pero el derecho es interpretable, por lo que habrá que esperar y seguirá la investigación, y no va a resultar afectada en nada".

El magistrado reconoció que hay parte de la causa que no conoce, pues dejó la investigación el 30 de marzo y la remitió a los tribunales superiores de Madrid y Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de marzo de 2010