POLÉMICA POR LA SEGREGACIÓN POR SEXOS EN LA COMPLUTENSE

Los colegios mayores serán mixtos y el rector sancionará a los rebeldes

Los residentes piden disculpas, pero quieren "que se les consulte"

Habrá tres colegios mayores mixtos más en la Complutense y sanciones a los estudiantes que increparon y empujaron al rector. Éstos pidieron disculpas, pero Carlos Berzosa, el responsable de la mayor universidad española, seguirá adelante. Es el resumen del día después de la jornada en que la ira de los 300 residentes estalló con la puntilla de que sus colegios iban a acoger a jóvenes del otro sexo.

No habrá perdón para el grupo de residentes de los colegios mayores de la Universidad Complutense que el martes, durante una concentración de protesta, increparon y cortaron el paso al rector, Carlos Berzosa, cuando éste salía del Consejo de Gobierno. En él se decidió que tres de los cinco colegios mayores segregados por sexos serían mixtos.

Más información

"Están localizados, sabemos quiénes son y se les abrirá un expediente informativo. Ya se verá si se les expulsa". Esas fueron las palabras del rector tras la reunión que mantuvo ayer tarde con la Plataforma por la Defensa de los Colegios Mayores, un grupo de 48 residentes que representan a los 929 colegiales de los seis centros propiedad de la Complutense, la mayor universidad de España. Los colegiales, que habían acudido a la reunión con la intención de presentarle sus disculpas, condenar las actitudes violentas de algunos de sus compañeros y trasladarle una serie de peticiones, se quejaron posteriormente de que durante la reunión Berzosa no hablase con ellos ni de expedientes ni de expulsiones.

Además, Berzosa quiso dejar claro que a partir del curso que viene "los colegios serán mixtos", diga lo que diga la plataforma. Recordó que en el Consejo de Gobierno de la Universidad ya hay una representación estudiantil y esgrimió que si la decisión se tomó sin haber consultado previamente con los responsables de los colegios mayores es porque "no está establecido que haya que consultar todo a todo el mundo".

La plataforma, formada por los colegios masculinos Antonio de Nebrija, Ximénez Cisneros y Diego de Covarrubias; los femeninos Antonio Caro y Teresa de Jesús; y el mixto Santa María de Europa, argumenta ahora que se ha malinterpretado su intención. "La reivindicación no es por declararse en contra o a favor de que los colegios sean mixtos, en eso no nos metemos", declara Álvaro López, portavoz de la plataforma. "Aquí hay gente que quiere centros mixtos y gente que no. Cada uno su opinión. Simplemente queremos que se nos consulte cuando se va a realizar un cambio tan drástico, que se desglosen las partidas con las que se gestiona nuestro dinero y que se invierta más en servicios e infraestructuras", añade el colegial.

Los estudiantes afirman que Berzosa se comprometió en la reunión de ayer a no privatizar. Además el rector dijo tras la reunión que se reuniría periódicamente con los colegios si ellos lo creían necesario, y que "auque no tenía porqué hacerlo", les ofrecerá el desglose de la gestión universitaria. También hizo referencia a los desperfectos de los colegios, achacando la situación a la situación económica de la Universidad.Ayer muchos de los 300 colegiales que increparon al rector rebajaron la oposición que mostraron durante la manifestación a la conversión de sus colegios en mixtos. "Ha sido la gota que ha colmado el vaso", dijo Álvaro López, el estudiante que se encaró al rector, Carlos Berzosa, durante los altercados. "Lo que pedimos es transparencia en las cuentas, saber dónde va nuestro dinero, que dejen de recortar los servicios, que arreglen todos los desperfectos de las instalaciones y que los colegiales de otras universidades tengan los mismos derechos", repetían los portavoces de la plataforma.

"La plataforma y yo hemos establecido una diferencia clara entre los actos permisibles y los que no", dijo el rector tras la reunión de ayer, que se alargó cerca de dos horas. "Me han transmitido que están dispuestos a defender el espíritu democrático universitario", añadió, tras asegurar que había escuchado cada una de sus reivindicaciones.

Los colegiales, por su parte, mantuvieron durante todo el día una condena unánime del "desagradable episodio" que se vivió junto al rector y declararon que no era "de ninguna manera justificable". Lamentan que la situación les haya puesto en el punto de mira. Por su parte, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, condenó ayer la agresión, "y todas las demás que han ocurrido en universidades". Aguirre ha citado expresamente la que sufrió la ex líder del PP vasco María San Gil en Santiago de Compostela, los incidentes contra el ex presidente José María Aznar en Oviedo y los altercados que tuvieron como protagonistas a Jon Juaristi, Rosa Díez y Aleix Vidal-Quadras. En opinión de Aguirre, la Universidad "es un lugar de reflexión" en el que hay que "confrontar ideas sin llegar a la confrontación física", informa Soledad Alcaide.

La presidenta, sin embargo, indicó estar de acuerdo "en el fondo del asunto" que ha llevado a los colegiales a protestar y en que los colegios mayores "de chicos sigan siendo para chicos y los de chicas, para chicas", porque "así ha funcionado bien".

De forma similar se ha manifestado la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, que ha apoyado al máximo responsable de la Complutense y ha condenado "firmemente" los hechos. "La comunidad universitaria muestra su repulsa ante cualquier acto violento y defiende el diálogo como la única vía de entendimiento", dice la Conferencia en un comunicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de marzo de 2010.