Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Millet pagó dos millones a empresas vinculadas a campañas electorales

Las liquidaciones se efectuaron mediante transferencias bancarias y talones - Las firmas alegan que las facturas obedecen a "acuerdos con Jordi Montull"

La auditoría del Palau de la Música se cerrará sin que todas las empresas hayan justificado los supuestos encargos que recibieron y facturaron durante la época de Fèlix Millet. Tres sociedades vinculadas a la organización y las tareas de campañas electorales todavía han de responder sobre el destino que dieron a los casi dos millones de euros que cobraron al Palau por encargos que, según fuentes cercanas a la entidad, nunca efectuaron.

Los actuales gestores del Palau llevan desde noviembre reclamando sin éxito a las empresas New Letter, Graphic Letter e Hispart que aporten la documentación que acredite las cantidades que facturaron a la entidad entre 2007 y 2009. De momento, la única respuesta que ha recibido el Palau es que los trabajos corresponden a "acuerdos directos con Jordi Montull", mano derecha de Millet. El Palau ya ha llevado estas facturas al juez.

La auditoría del Palau establece que New Letter y Graphic Letter son de la misma matriz, puesto que, según el documento, comparten administrador, domicilio social y número de fax. Entre esos años, estas dos firmas ingresaron 982.583 euros procedentes de las arcas de la fundación del Palau. La empresa facturó, por ejemplo 146.405 euros por buzoneo, cuando fuentes cercanas a la entidad aseguran que un envío del Palau a los socios cuesta alrededor de 4.000 euros.

Todos esos supuestos trabajos se cobraron mediante cheques. Fuentes políticas explicaron que estas dos empresas se dedican a la mercadotecnia directa y también al buzoneo electoral. Esta empresa no devolvió en los últimos días las llamadas de este diario.La segunda empresa, Hispart, se dedica al alquiler, montaje y venta de materiales audiovisuales. El Palau tiene en su poder facturas que suman cerca de un millón de euros por conceptos como la "adecuación de varias salas y espacios" y "asistencia técnica" entre 2006 y 2009. Sin embargo, ningún empleado del Palau ha reconocido la realización de estos trabajos. Es más, según explican fuentes cercanas a la entidad, de esas tareas ya se encargaban otras empresas. Hispart y su matriz, Stereo Rent, han realizado campañas electorales para CiU y el PSC, según consta en la web de las mismas empresas. Ayer este diario no pudo contactar con ningún representante de la compañía.

El Palau de la Música ha llevado ya al juez estas facturas, puesto que las tres empresas primero sólo dijeron que las cantidades facturadas correspondían a "acuerdos con Jordi Montull" y luego se negaron a aportar documentos escritos o en otros soportes que acreditaran sus tareas. En caso de que el juez no falle sobre estas sociedades, el Palau reclamará los cerca de dos millones en el momento procesal que corresponda.

Todos los partidos políticos catalanes excepto Convergència i Unió (CiU) rechazaron ayer haber tenido ningún tipo de relación con las empresas New Letter, Graphic Letter, Hispart y la filial de ésta, Stereo Rent.

En el caso de CiU, un portavoz del partido admitió que los nacionalistas trabajan habitualmente en sus campañas electorales y actos públicos con Stereo Rent, pero aseguró que eso no significa nada, pues "trabaja para todo tipo de empresas, artistas y organizaciones". Pese a que Stereo Rent también tiene en su web fotografías con un acto del PSC, el partido negó ayer haberlos contratado. "Si acaso la habrá subcontratado alguna de las empresas con las que trabajanos habitualmente", afirmó ayer un portavoz del partido que negó cualquier relación directa del PSC con Stereo Rent.

No es la primera vez que el caso Palau lanza sospechas sobre algunos partidos políticos catalanes. Convergència Democràtica (CDC) ya estuvo en el centro del huracán el pasado otoño, cuando la auditoría reveló que Fèlix Millet había destinado dinero de la Fundación Orfeó Català hacia la Fundación Trias Fargas, vinculada al partido de Artur Mas. Las cantidades, cifradas por CDC en 630.000 euros, serán devueltas al Orfeó porque Millet realizó los pagos sin contar con la autorización del patronato. Otro político vinculado a Convergència, Àngel Colom, recibió de Millet 72.000 euros con la finalidad de pagar las deudas del fallido Partit per la Independència, que el hoy responsable de la sectorial de inmigración de CDC fundó tras abandonar Esquerra Republicana. Colom también ha asegurado que devolverá el dinero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de marzo de 2010