Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sindicatos y patronal, a un paso del pacto salarial

Mientras los líderes de los sindicatos y de los empresarios se veían con Zapatero en La Moncloa el pasado viernes, sus respectivos negociadores estaban inmersos en el tira y afloja que les tiene que llevar al pacto salarial para los próximos años. El encuentro acabó pasadas las diez de la noche. Tenían prisa por cerrar el acuerdo y parece que lo harán hoy o mañana.

Se trata de escribir este capítulo del "acuerdo marco de negociación colectiva", como se llama oficialmente, antes de abordar la reforma laboral que el Gobierno ha puesto sobre la mesa. La pasada semana se vieron las caras todos los días y los encuentros de hoy se antojan decisivos para lograr un pacto que el año pasado no se alcanzó -por primera vez desde que nació en 2002-, y dio paso a un tiempo aciago para el diálogo social.

"Todo apunta a que el martes podremos presentar algo", señalan fuentes muy al tanto de las negociaciones. "A estas alturas todo tiene un nivel de aproximación importante, pero quedan cosas". Y entre las cosas que faltan está concretar la revisión salarial, apunta otra fuente de la negociación. Un detalle importante teniendo en cuenta que ésa es la materia principal del pacto.

Fase complicada

Los sindicatos han ofrecido desde el comienzo una banda entre el 1% y el 2%, algo que, de momento, la patronal rechaza. "Aún está complicado", apunta esta última fuente que, no obstante, admite: "Estamos en la fase final ya".

Los sindicatos, en esta ocasión, han olvidado su tradicional reivindicación del 2% -objetivo máximo de inflación del Banco Central Europeo- más una ganancia de productividad, a cambio de obtener compromisos para el mantenimiento del empleo y contención en los beneficios empresariales. Además, en línea con lo que adelantó en verano el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, piden una vigencia de tres años y una cláusula que asegure el mantenimiento del poder adquisitivo. De la cercanía del pacto, habla el ánimo que muestran en público los líderes de las dos partes, tanto el presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, como Cándido Méndez, secretario general de UGT, en sendas entrevistas a EL PAÍS. La agenda de los agentes sociales da pistas de que el acuerdo puede cerrarse pronto. El martes se reúnen los máximos órganos de gobierno de las tres organizaciones y como dice el integrante de una de ellas: "En teoría, algo hay que llevar ya".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de febrero de 2010