Ataque a las Fuerzas Armadas

Un vehículo con las horas contadas

El vehículo en el que viajaba John Felipe Romero Meneses, el soldado fallecido ayer en Afganistán, un BMR, es el más antiguo que tienen las Fuerzas Armadas desplegadas en el exterior. Por eso, hace dos años fue sometido a un proceso de modernización que incluyó un reforzamiento de su blindaje.

El BMR es un vehículo con las horas contadas, precisamente porque no es capaz de soportar, como sus sucesores, los Lince o los RG-31 (éstos últimos conocidos como antílopes), explosiones como la que ayer acabó con la vida del soldado Romero Meneses, de 21 años, y causó heridas a otros seis militares, a dos de ellos graves.

El Ministerio de Defensa compró 100 RG-31 por 75 millones de euros para sustituir a todos los BMR que aún quedan en Afganistán y Líbano. Deberían haber llegado en enero del año pasado, pero la entrega se retrasó y su envío a las misiones se demoró aún más al comprobar los ingenieros de las Fuerzas Armadas algunas deficiencias. Los antílopes han sido modificados por expertos del Ejército, que han aportado mejoras de seguridad y de confortabilidad.

Más información

EE UU, que dispone de estos blindados en Irak y Afganistán, pedirá en adelante el mismo modelo que ha modificado España. "Es el más seguro y moderno del mercado. Nos pone a la altura de los mejores", aseguró la ministra de Defensa, Carme Chacón, el pasado noviembre, en Córdoba, durante la presentación de la nueva flota de vehículos.

Pero de momento sólo han llegado a Afganistán 31 antílopes, y no todos se utilizan. Ahora dispone de ellos el OLMT, los equipos españoles de instrucción del ejército afgano, con base en Camp Stone (Herat).

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 02 de febrero de 2010.

Lo más visto en...

Top 50