Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:JESÚS MAESO DE LA TORRE | Noticia

"Alfonso X fue un rey visionario"

Pese a su amplia trayectoria literaria, el jiennense Jesús Maeso de la Torre (Úbeda, 1949) es consciente de que el premio CajaGranada de Novela Histórica que obtuvo la noche del viernes supondrá un antes y un después en su carrera. Dotado con 180.000 euros, que lo convierten en el de mayor cuantía de cuantos se celebran en el género, incluye la publicación de la obra en la editorial Grijalbo, donde el ganador ya tiene otras tres novelas, La profecía del Corán (2006), El sello del algebrista (2007) y El lazo púrpura de Jerusalén (2008). Aunque al premio se presentó con el título de La princesa de las brumas, la obra ganadora se titulará La cúpula del mundo y llegará a las librerías en marzo.

"Mi gran maestro ha sido Manuel Mujica Láinez, autor de 'Bomarzo"

Pregunta. ¿Dónde nace La cúpula del mundo?

Respuesta. La novela tiene su origen en una visita a Covarrubias, en Burgos, donde me encontré con un grupo de unos 200 noruegos que visitaban la tumba de la princesa Cristina de Noruega, que está enterrada con unos versos en castellano que son una receta contra el mal de oído. Allí se escondía la historia de un amor imposible entre un médico del alma de la época, lo que hoy sería un psicólogo o un psiquiatra, y una hermosa joven de la realeza que por su condición era inalcanzable. Esos dos personajes son el eje central de la novela.

P. Alfonso X también adquiere cierto protagonismo...

R. Fue el protagonista de su época. Precisamente por esto quiero que el libro se llame La cúpula del mundo. Hubo una reunión en Egipto entre los hombres más poderosos del Mediterráneo ante el peligro que suponían los mongoles. Desenterraron la fórmula de gobierno del Rex mundi, que daba todo el poder a un solo hombre de todos los Estados del Mediterráneo. El elegido fue Alfonso X de Castilla, el rey sabio de la cristiandad, aunque fue un proyecto frustrado. Se trató de un rey visionario y fracasado, y estas circunstancias ocultaron en cierta manera su sabiduría. Era el hombre más preparado y universal de su condición en la Edad Media. En París lo llamaban el Rey Alquimista. Después, por desgracia quedó relegado y murió casi como un misántropo en Sevilla. Fue elegido por la cúpula del mundo y después confinado a sus profundidades.

P. Ha publicado varias novelas históricas. ¿De dónde le viene ese interés por el género?

R. En mi casa todos eran muy lectores, en especial de libros de historia y biografías. Yo solamente escribo novelas pero me gusta recrearlas en momentos históricos.

P. ¿Qué tiene Úbeda que parece una cantera inagotable de talentos?

R. Creo que desde pequeños estamos rodeados de su equilibrio renacentista. Ese puede ser el motivo. También su belleza puede influir de alguna forma en la creatividad. Yo creo que sucede con Andalucía en general, que es una buena cantera de talento.

P. ¿Quiénes han sido sus referentes literarios?

R. Sobre todo los clásicos, que por fortuna fueron la educación literaria que tuvimos los bachilleres de los años cincuenta. Mi gran maestro ha sido el escritor argentino Manuel Mujica Láinez, autor de Bomarzo. También me ha influido mi paisano Juan Eslava Galán y Antonio Muñoz Molina, que para describir los sentimientos es único.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de febrero de 2010