Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gran Recesión, capítulo final

Los expertos discrepan sobre si el PIB crece ya, pese a tener casi todos los datos

En poco más de dos semanas, el Instituto Nacional de Estadística dará su veredicto. Se sabrá entonces si el PIB aumentó entre octubre y diciembre, tras acumular año y medio en retroceso. Es la señal que los expertos aguardan para dar por finalizada la mayor recesión en medio siglo. La última remesa de estadísticas sobre creación de empresas, pedidos de la industria, déficit comercial o negocio en el sector de los servicios apuntalan el vaticinio de que la economía española volvió a crecer en el tramo final de 2009. Pero la evolución del mercado laboral lo pone en duda. Y, pese a que los expertos cuentan ya con casi todos los datos en la mano, el pronóstico sigue polarizado.

"Hablamos de una décima arriba o abajo. Es posible que la recesión esté enterrada ya pero, con más de cuatro millones de parados, la crisis sigue muy viva", precisa José Luis Martínez, estratega de Citigroup en España. El servicio de estudios del banco estadounidense es de los que apuesta por que la tasa intertrimestral del PIB aumentó al cierre de 2009. "En el mercado, los que creen que no acabó ya la recesión son minoría", añade Martínez. Es un pronóstico que comparten Juan Ignacio Crespo, director de Thomson Reuters, y José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, compañías de servicios financieros.

"Con cuatro millones de parados, la crisis sigue muy viva", avisa Citigroup

Para José Carlos Díez, la espectacular mejora en el índice de entradas de pedidos de la industria (la caída interanual pasó del 14,5% al 1,5% de octubre a noviembre) es un dato que, "unido al fuerte tirón de las importaciones de bienes de equipo", confirma que las fábricas marchan. "Lo que hacen ya la mayoría de las empresas, salvo las ligadas a la construcción de viviendas, es retomar proyectos de inversión y frenar el ajuste de empleo", asegura el economista jefe de Intermoney, "lo que revela una mejora implícita de la confianza".

La evolución del sector exterior refuerza este discurso. Las exportaciones de mercancías recuperaron en noviembre el nivel de 2008, y el descenso de las importaciones se moderó, un indicio más de que el desplome de la demanda interna está a punto de tocar suelo. Juan Ignacio Crespo insiste en este punto: "Las ventas del comercio al por menor van mejor, son buenos datos".

El director de Thomson Reuters achaca este crecimiento incipiente al efecto de los estímulos públicos y a la recuperación de EE UU y la zona euro. "Esto sólo lo descarrilan decisiones políticas erróneas", añade Crespo, en referencia a una subida de tipos de interés prematura. Pero, advierte, con los desequilibrios de la economía mundial sin resolver, el peligro de una nueva recesión acecha a partir de 2012.

El juicio sobre el final de la recesión es menos concluyente cuando el análisis lo hacen servicios de estudios más alejados de los vaivenes del mercado financiero internacional. Así, los expertos de BBVA, Caixa Catalunya, la Fundación de Cajas de Ahorros o el Instituto Flores de Lemus no acaban de fiarse y miran de reojo al mercado laboral (el paro registrado volvió a crecer en diciembre) para justificar sus recelos.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) presentó la semana pasada un indicador que sintetiza los datos estadísticos más recientes para adelantar la evolución del crecimiento económico mes a mes. Pero tampoco este índice arroja luz sobre la cuestión. "En el cuarto trimestre, el crecimiento estará alrededor del 0%", sostuvo Juan Rubio-Ramírez, profesor de la Universidad de Duke (EE UU), que trabaja en su elaboración.

La publicación de la Encuesta de Población Activa y del índice de producción industrial darán las pistas definitivas. Y el boletín económico del Banco de España, sin fecha de publicación aún, adelantará el fallo oficial sobre si la recesión quedó atrás en 2009. Hasta entonces, el juicio queda en suspenso. Y la desconfianza de los pronosticadores, al descubierto. El consejero de Hacienda catalán, Antoni Castells, resumió el sentir de los expertos hace unos días: "La economía no ha crecido, pero tampoco lo contrario"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 2010