Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ELLIOT DIRINGER | Vicepresidente del Pew Center | Cumbre de Copenhague

"EE UU engañó al mundo en Kioto. No lo repitamos"

Elliot Diringer, vicepresidente de estrategias internacionales del Pew Center para el Cambio Climático, en Washington, hila fino. El lunes destacó que en los borradores de negociación aparecían términos -shall, en inglés- que implicaban obligación, y que EE UU no lo aceptaría. Ayer, el enviado especial de Obama para el Cambio Climático, Todd Stern, repitió, con más o menos las mismas palabras, lo que dijo Diringer. Éste asegura que la Adminsitración de Obama hace lo mejor que puede y que al dejar clara su postura hasta el punto de bloquear la negociación lo que hace es impedir que cundan falsas expectativas y que se repita el fiasco de Kioto, que Clinton firmó pero luego el Senado rechazó.

"La Administración Obama hace todo lo que puede en Copenhague"

Pregunta. La negociación ha estado bloqueada durante días.

Respuesta. En las semanas previas se pusieron sobre la mesa cifras de reducción de emisiones. Soy relativamente optimista. Confío en que los primeros ministros sientan la presión y flexibilicen posturas.

P. EE UU se ha sumado a un fondo de financiación a largo plazo sin concretar su cifra.

R. Una de las claves era dar confianza a los países en desarrollo de que habrá financiación a largo plazo.

P. Los borradores incluyen términos de obligaciones propias de un tratado y EE UU quiere que en vez de "las partes tendrán" ponga "las partes deberían". ¿Por qué?

R. Aquí no estamos negociando compromisos vinculantes.

P. Si la forma en que se auditan las emisiones de China queda para el año que viene, ¿no quedan fuera elementos clave?

R. Necesitamos conseguir lo más que se pueda ahora y seguir negociando con el resto. Afortunadamente, estaremos mejor al dejar Copenhague que antes, pero claro que quedará mucho trabajo.

P. Las dos vías de negociación, la de Kioto y la paralela, en la que está EE UU, seguirán al menos un año más.

R. Sí, pero al final de 2010 hay que encontrar la fórmula para un solo acuerdo.

P. ¿Estará listo EE UU para ratificar un tratado?

R. Espero que sí pero eso depende de cómo avance la legislación en Washington. Si hay acuerdo en Copenhague impulsará la legislación en el Senado.

P. ¿No será al revés, que los republicanos acusen a Obama de atarse internacionalmente y luego imponerlo en EE UU?

R. La Casa Blanca ha dejado claro que los números que trae aquí son provisionales, así que no se ata las manos. La Administración de Obama hace todo lo que puede. El presidente, al venir con una cifra provisional de reducción de emisiones, se está comprometiendo. Siete secretarios (ministros) han estado en Copenhague, incluida la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Nunca he visto una delegación de tan alto nivel en estas cumbres.

P. Los ecologistas y la UE afirman que EE UU está siendo muy dura en la negociación, que no se mueve de sus posiciones.

R. Sería un error si Obama volviera a casa con un acuerdo que el Congreso no puede aceptar. Así que deja claro lo que puede aceptar y lo que no para poder firmar un tratado el año que viene. No sirve de nada engañar al mundo sobre lo que es aceptable para EE UU. Ya pasamos por esa experiencia en Kioto y no queremos repetirlo.

P. ¿Obama está pidiendo más tiempo?

R. No sólo él.

P. ¿Cómo ve a la UE, desplazada por EE UU y China?

R. La UE ha mantenido un liderazgo en este asunto y nos mantiene centrados en la búsqueda de un único acuerdo vinculante. Eso no ha funcionado, pero fue una petición valiente y esperemos que se llegue el año que viene.

P. ¿Aceptará China que la ONU controle sus emisiones?

R. Lo aceptaron en Bali hace dos años y tenemos que conseguir que lo hagan. Es clave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de diciembre de 2009