El regreso de Haidar a El Aaiún

Marruecos avisó a Moratinos de la expulsión

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, reconoció ayer que su homólogo marroquí, Fassi Fihri, le avisó de la expulsión de Haidar hacia las once de la noche del 13 de noviembre, cuando ésta se encontraba retenida en el aeropuerto de El Aaiún.

Según aseguró él mismo en el Congreso, Moratinos le expresó entonces su "rechazo y condena" de la medida, por considerarla contraria al derecho internacional. Al día siguiente, el jefe de la diplomacia marroquí volvió a llamarle, esta vez para comunicarle que la activista saharaui "estaba volando" hacia Lanzarote.

¿Qué hizo Moratinos? El ministro no lo dijo ayer, pero fuentes de su departamento explicaron que la noticia se trasladó a la delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias.

Más información

Sin embargo, Moratinos atribuyó la decisión de dejar entrar en España a Haidar sin pasaporte a la "policía de frontera", como hizo el miércoles el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El ministro aseguró que ningún miembro del Gobierno ha "echado el muerto" a los agentes policiales, ya que éstos actuaron "con la legalidad en la mano", en aplicación del acuerdo Schenguen y de la Ley de Extranjería, y "sin ningún tipo de instrucción política". Es decir, por "razones humanitarias" y para "no dejarla en el limbo jurídico".

En cambio, reconoció que la decisión marroquí de expulsar a la activista "fue política, no administrativa" y por eso Fhiri le llamó para comunicársela, "pero eso no significa que el Gobierno la avale o haya complicidad", como ha denunciado la propia Haidar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de diciembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50