Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto hispano-marroquí

"Ahora nuestra única esperanza es Obama"

Cientos de personas piden en Madrid una solución para Aminetu Haidar

Aminetu Haidar encabezó ayer una marcha de cerca de 700 personas que, en silencio y con velas en las manos enguantadas, pidieron "solidaridad con el pueblo saharaui" en el centro de Madrid. Pero no era ella sino sólo su rostro estampado en carteles y pancartas, porque la activista permanece en un cubículo del aeropuerto de Lanzarote y en huelga de hambre desde hace hoy 27 días para exigir su regreso a El Aaiún. La presidenta de la Asociación de Mujeres Saharauis en España, Zahra Ramdán Ahmed, fue tajante al resumir el estado de ánimo: "El Gobierno español no hace nada para presionar a Marruecos. El Rey Juan Carlos no sabemos qué hará. Ahora nuestra única esperanza es el presidente Obama".

La marcha de las luciérnagas, convocada por la asociación Voluntad y Determinación, logró reunir a cientos de ciudadanos sin nombre conocido -no se vio artistas famosos ni a políticos de primera línea- que, en fila de a dos, caminaron entre la Puerta del Sol y la cercana sede del Ministerio de Exteriores. Sólo al final del acto rompieron a gritar: "¡Marruecos culpable, España responsable!". Lo hicieron mezclados con turistas, músicos callejeros y la marea de paseantes del centro a última hora de la tarde, guiados a duras penas por el rostro alzado de Haidar -sonriente en la foto, vestida de blanco- y decenas de banderas saharauis.

"Claro, y parece que el otro ha dicho: 'Oye, que yo estoy aquí dispuesto, pero mientras Zapatero no me lo pida...", contaba un hombre a sus compañeros de marcha, encogiéndose de hombros. Se refería a don Juan Carlos, que, según reveló IU esta semana, se mostró dispuesto a mediar con el rey marroquí pero fue frenado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Aunque algunos confían en que eso sea sólo por el momento. "Al final esto, si se resuelve, será por un lío entre reyes, ya verás. En plan: bondad navideña. Que ya me jode, ¿eh? pero mira, lo primero es que Haidar no se muera", afirmaba Carmen. Y su compañera de vela, Maribel: "Lo que está claro es que el Gobierno no va mover un dedo. ¡Pero si Marruecos le ha amenazado con no colaborar en la lucha antidroga!". En algo coincidían ambas: la única parte buena de esta historia es que "por fin se habla del problema saharaui".

Las pancartas pedían "Libertad para el Sáhara" y clamaban contra el "Rey mudo", "amigo de dictadores". Las consignas fueron sobre todo contra Zapatero, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el régimen "de torturadores" marroquí. "No entendemos por qué se mantiene una relación privilegiada con una dictadura que viola los derechos humanos. Está claro que España se mueve por intereses económicos espurios que tienen que ver con el expolio de los bancos de pesca saharauis. Si esto no se arregla, Aminetu no será la única que pasará hambre. Aminetu no morirá sola", declaró ante los micrófonos José Vicente Barcia, de la asociación convocante, sin confirmar si sus miembros se pondrán también en huelga. La marcha terminó con un abrazo de cientos de voces a la activista: "¡Todos somos Aminetu!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 2009