Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto hispano-marroquí

"Los premios son para la sociedad española"

Aminetu Haidar lleva una semana sin salir del pequeño cuarto donde duerme. La única excepción se produce cuando tiene que ir a un baño próximo o cuando acude a ducharse a la terminal del aeropuerto. Y siempre en silla de ruedas empujada por alguno de sus asistentes voluntarios. Ayer, además, salió a agradecer a Jesús Sánchez, miembro de la ejecutiva de IU de Asturias, el galardón que le traía por su apoyo a la causa saharaui y la dignidad que ha mostrado. Haidar le comentó que es la sociedad española la que se merecía el premio por el respaldo que le está dando en su lucha.

La activista saharaui, en huelga de hambre desde hace 26 días, sigue recibiendo visitas de apoyo, aunque ya no saluda a todos. Ayer llegó a la terminal aérea de Lanzarote una delegación de Médicos de Mundo y la enviada del Centro de Derechos Humanos Robert Kennedy, Marselha Gonçalves. Gonçalves confía en que la solución sea "diplomática" y "consecuencia de varios trámites", como las gestiones que se desarrollan en Estados Unidos, Bruselas, España y Francia, y los movimientos de solidaridad que están teniendo lugar.

En el exterior del cuarto se arremolinan decenas de periodistas y miembros de la plataforma de apoyo, que ayer transmitieron un optimismo moderado y prudente. Incluso su abogada, Inés Miranda, llegó a asegurar que "el fin debe estar cerca". La letrada se refería a la intervención del Gobierno estadounidense y a otros "movimientos en Bruselas y en España", que habían generado en la propia Haidar una cierta esperanza. "Ella está siguiendo estos movimientos al minuto y entiende que se va a hacer justicia", dijo Miranda.

Por otra parte, los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, han remitido una carta a la activista en la que le piden que abandone la huelga de hambre porque su presencia es "imprescindible" para seguir defendiendo la causa de los Derechos Humanos. No obstante, ambos valoraron "profundamente" la lucha de Haidar en defensa de su dignidad e identidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 2009