Duran insinúa que el Gobierno subvenciona a islamistas

El líder de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida, acusó ayer veladamente al Gobierno catalán de otorgar "ayudas públicas" a entidades "descaradamente integristas y cuna del fanatismo islámico en nuestro país". En su carta semanal a la militancia, Duran Lleida no concreta a qué entidades se refiere y dice que habla basándose en artículos de prensa. Eso sí, pide al Ejecutivo que sea "consciente de cuáles son los objetivos y las reivindicaciones finales del islamismo integrista en nuestra casa".

Diversas entidades sociales y musulmanas recibieron con indignación el artículo de Duran. Primero, dicen, porque arroja una sombra de duda sobre todo el colectivo musulmán sin aportar pruebas. Y segundo, porque creen que se trata de un discurso "peligroso" que ayuda a desatar la islamofobia.

"Es posible que algún grupo defienda el terrorismo bajo el paraguas de una entidad. El problema de la carta es que generaliza. A Duran le interesa lanzar la sospecha sobre todo un colectivo. Y no es la primera vez que lo hace", opinó la portavoz de SOS Racismo en Cataluña, Begoña Sánchez. Y añadió: "Es un discurso xenófobo, típico de él. Fomenta el tópico de que la comunidad musulmana es la que hace perder la identidad catalana".

"Está buscando votos"

En una línea similar se expresó Mohammed Iqbal, secretario de la asociación Caminos para la Paz y administrador de dos mezquitas regentadas por paquistaníes. "No queremos perder tiempo en comentar esto. Está buscando votos".

Iqbal recordó que, en todo caso, fue el último Gobierno de Convergència i Unió el que definió el sistema de subvenciones, que aún hoy se aplica a través de una entidad: el Consejo Islámico Cultural de Cataluña. La entidad debía agrupar a todos los practicantes y ser la voz del islam en la comunidad, pero en la práctica ha dado cobijo solamente a las reivindicaciones del colectivo marroquí.

Un portavoz de Unió concretó que Duran se refería en sus palabras a hechos como la concesión de una parcela municipal de Lleida a la comunidad musulmana para construir un oratorio. Los musulmanes de Lleida deberán abonar 7.800 euros más IVA cada mes al Ayuntamiento. Pero Duran sigue considerando eso un trato de favor, hecho que nunca ha reprochado a entidades ultracatólicas como el Opus Dei, que reciben ayudas públicas para mantener sus colegios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 12 de diciembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50