Sanidad prepara un plan de salud mental sin presupuesto ni medidas concretas

Asociaciones de profesionales y enfermos protestan para que no siga adelante

Uno de cada seis españoles ha padecido, padece o padecerá un trastorno mental a lo largo de su vida. Lo recordaron ayer los expertos de varias sociedades científicas -Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental-, en un intento por concienciar del problema aprovechando que hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Dieron otro dato preocupante: la falta de profesionales de psiquiatría en España. Hay 5,5 especialistas por cada 100.000. En Europa, el triple.

El día mundial ha pillado a los profesionales madrileños, y también a los pacientes y sus familias, en plena lucha con la Consejería de Sanidad. Varias entidades, agrupadas en el Movimiento Pro Salud Mental, se concentraron el miércoles pasado frente a la sede de la consejería para tratar de frenar el Plan Estratégico de Salud Mental que está preparando. Un plan, a cuyo borrador ha tenido acceso EL PAÍS, que a mediados de octubre sigue sin estar aprobado pese a que su vigencia va de 2009 a 2011.

"Las bajas no se cubren", se lamenta el director de un centro

El texto, de 220 páginas, dedica buena parte de su extensión a analizar la situación actual y a dar recomendaciones, pero no incluye plazos de aplicación ni medidas concretas para el futuro ni, quizá lo más importante, presupuesto. De ahí que la Federación Madrileña de Asociaciones Pro Salud Mental (Femasam), que agrupa a 26 asociaciones de familias, haya pedido su retirada. Denuncia, entre otras cosas, que Sanidad se desentiende de la rehabilitación psicosocial, dejándola en manos de Asuntos Sociales y apostando por la hospitalización. También la privatización, como en Valdemoro, donde se cerró el centro de salud mental para pasar a los pacientes al hospital, de gestión privada.

El plan tampoco gusta a la Asociación Madrileña de Salud Mental, formada por profesionales. El mayor problema radica en la escasez de personal no psiquiátrico: "La Comunidad propone, por ejemplo, 2,5 psicólogos por 100.000 habitantes, pero si se quieren cubrir las necesidades de atención psicológica de una manera mínimamente digna se precisarían al menos cinco", explica Pedro Cuadrado, psiquiatra y presidente de la entidad.

Desde los centros, los profesionales también hablan de bajas no cubiertas y de recursos insuficientes. El jefe del centro de salud mental de Fuencarral, Víctor Rivelles, relata que se trabaja en una "situación de enfermedad y penuria social". "En mi centro hemos tenido que dejar de dar citas a pacientes porque no disponemos de personal administrativo", cuenta. Asegura que ha remitido reclamaciones de enfermos y familiares a diversos organismos, y que él mismo ha reclamado mejoras, pero no ha recibido respuesta. Su centro, que cubre una población de 220.000 personas, con 26.000 historias abiertas, se gestiona con un auxiliar administrativo y un auxiliar de control. "Las bajas no se cubren", se lamenta. "Me consta que esta situación se repite en otros centros de salud mental".

Es imposible saber qué presupuesto destina la Consejería de Sanidad a la salud mental en la región. El dinero está repartido en diferentes partidas en los presupuestos. Este periódico solicitó ese dato, pero Sanidad no lo proporcionó. Lo que sí quiso destacar es que la plantilla se ha incrementado "un 30% desde 2002, pasando de 734 a 1.005 profesionales" y que las camas de hospitalización de media y larga estancia han aumentado "en más de 200" hasta 999. Sanidad aseguró que aprobará el plan "en el actual trimestre".

Pese a las cifras oficiales, los profesionales aseguran que las plantillas se quedan cortas. "El plan de Sanidad propone un trabajador social por 100.000 habitantes, menos de los que ya existen en la actualidad en muchos centros, y están sobrepasados de carga de trabajo", afirma Cuadrado. La Asociación Nacional de Enfermería de Salud Mental (ANESM) también alerta de que en Madrid "los recursos enfermeros son claramente insuficientes para garantizar la seguridad y una atención de calidad".

Sólo en los centros de salud mental "se evidencia una carencia aproximada de entre 180 y 225 profesionales", asegura la entidad. En los hospitales con internamiento, el borrador habla de 495 camas y 225 enfermeras para atenderlas, pero la ANESM advierte que, teniendo en cuenta los turnos y las libranzas, salen a 0,77 enfermeras por cada 10 camas: "una ratio media insuficiente y desproporcionada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50