Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'asunto Palau' apunta a la financiación de partidos

El dinero desviado por Fèlix Millet del Palau de la Música Catalana sirvió para financiar algún partido político. Así se apunta en el sumario del caso, que incluye una carta anónima remitida al juez por parte de alguien que se identifica como ex trabajador del coliseo y en la que asegura que el ex presidente del Palau habría ayudado a partidos, "también con recursos de la Fundación Orfeó Català y siempre a cambio de favores". El juez recibió la carta el pasado 24 de julio y decidió incluirla en el sumario el 10 de agosto. Entonces ya había trascendido que en 2002, el Gobierno catalán, en manos de Jordi Pujol, hizo caso omiso de un informe de la Sindicatura de Cuentas de Cataluña que alertaba de graves irregularidades en el Palau.

Hasta ahora sólo se sabía que Millet, a través de la fundación Orfeó-Palau de la Música, había financiado con 630.000 euros la fundación Trias Fargas, vinculada a Convergència Democràtica de Catalunya. Parte de este dinero, en total 300.000 euros, no figura en la contabilidad del Orfeó. Los auditores que ahora revisan las cuentas tampoco han hallado comprobantes. La memoria de la fundación de Convergència tampoco detalla el origen de la mitad de las donaciones percibidas. Los nacionalistas se niegan a hacer públicos los convenios que supuestamente firmaron con la fundación Orfeó Català entre 1999 y 2008. Aún así defienden la completa legalidad de las donaciones.

Silencio de Hacienda

Hacienda también ignoró en 2002, en pleno apogeo del pacto entre Partido Popular y Convergència i Unió, una denuncia anónima en la que se advertía del saqueo del Palau y del "alto grado de corrupción" que existía en la entidad. El o la denunciante relataba que tenía conocimiento de los hechos a través de un familiar que trabajaba de administrativo en el Palau y ya describía que "el inefable" Millet operaba con una doble contabilidad y manejaba grandes sumas de dinero en negro para beneficio propio y de sus familiares.

La denuncia anónima consta en el sumario del caso y fue remitida al juzgado el 22 de julio por el delegado en Cataluña, Juan Cano, quien explica que no se investigó su contenido por "su carácter anónimo, su falta de justificación, así como su escasa trascendencia fiscal". Sin embargo, precisa que Hacienda considera que "en este momento, con los datos obtenidos", sí parece relevante enviar esa denuncia al juez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de octubre de 2009